counter for wordpress

Escrito por: Bloody el 15 Jul 2007

Quienes hayan visto la película de Isabel Coixet “My Life Without Me” quizás se hayan hecho las mismas preguntas que me hice yo hace ya 3 años y medio: Y si nadie te dice que te quedan dos meses? Y si estás dejando de hacer cosas porque piensas que tienes todo el tiempo del mundo? Y si dejas que pasen los días y echas la vista atrás y eres incapaz de distinguir un año de otro?

Yo tuve suerte. Me diagnosticaron una de esas enfermedades que antes eran raras, pero desde que House la nombra en cada episodio a todo el mundo le suena. Lupus.

Básicamente tu peor enemigo eres tú mismo, tu sistema inmunológico no te reconoce y te ataca. A efectos prácticos, en el mejor de los casos, mi mayor limitación es el Sol. Si me da el sol se activa la enfermedad. Así que de la noche a la mañana tuve que cambiar el chip. Parece mentira lo que puede limitar tu vida algo de lo que nunca te has preocupado. Da igual, el caso es que la cosa en estos años se ha complicado hasta el punto de que el último año las he pasado putas.

Soy una persona muy práctica, y a la vista de que las cosas habían cambiado pensé que qué mejor momento para despertarme. Decidí que iba a empezar a vivir como si me quedaran 2 meses. Empecé a poner en marcha proyectos guardados en un cajón. Me mudé a la capital a un piso con la mitad de metros y de habitaciones. Me hice tatuar un pequeño ideograma chino en la espalda, que me recuerda que yo puedo con lo que me echen (significa Coraje). Empecé a viajar, casi siempre con amigos y hace año y medio me fuí sola a Amsterdam. Puede decirse que desde que supe lo que tenía mi vida es mía por fín. Ahora, después de haber pasado por una quimio, estoy nueva. La semana que viene me voy a Londres, esta vez acompañada, en septiembre a Barcelona a ver a Police, y estoy viendo si repito Amsterdam en noviembre.

Y es que la vida son dos días y ésta que está aquí no se los va a pasar durmiendo.