counter for wordpress

– Mira, es aquélla de allí, ¿la ves?

– ¿La de rojo?

– Ésa… ¿a que es guapa?

– Pss… sí.

– Pues ella piensa que no… aunque se lo diga todos los días… Eh, ¡agáchate! No quiero que nos vea…

– ¿Por qué? No estamos haciendo nada malo.

– Ya… es que no le gusta que venga.

– Pero ¿no dices que ésta es su calle?

– ¡Claro que lo es! Mira, ¿qué pone ahí? Princesa. Así la llama mi abuelo desde que era pequeña… Es su calle, estoy seguro.

– Pues si es su calle deberías poder venir cuando quisieras, ¿no? Si mi madre tuviera una calle seguro que me dejaría jugar en ella.

– Bueno, pues la mía no quiere. Es su calle y ella decide quién puede estar y quién no.

– Vale, vale, no te mosquees…

_ No, si no me mosqueo… Mira, ya vienen a recogerla, ¿ves? te lo dije.

– Hala, ¡qué cochazo! Mi madre siempre va a trabajar en autobús… claro que ella trabaja por la mañana…

– Ya… anda, vámonos que se está haciendo de noche y mi abuela estará preocupada.

– Vale, pues mañana nos vemos en clase. Ah, y tenías razón, es muy guapa…

– Sí que lo es.

(…)

‘Cinco razones’ / Manu Chao.

(*) Más coplillas pinchando aquí.


Esta semana le tocaba a Cástor proponer tema, y ha dicho:

“El tema será, con perdón del respetable, el siguiente::
“Si te dedicaran a tí una calle”
(Me refiero a tí, sufrido bloguero del Club de los Jueves)
¡Anda ya! Cástor”