counter for wordpress
Escrito por: Bloody el 30 Sep 2008 –

(… pues ya han vivío bastante).

Mira que yo no suelo hacer críticas de pelis que están en cartelera. De hecho, hasta ahora sólo las he hecho de pelis que me gustan y que cualquiera puede encontrar en dvd o en el Ares.

Pero el domingo pasado, al salir de la sala, pensé que lo mínimo que podía hacer (por aquello de ser una buena ciudadana) era avisar sobre eso que acababa de ver.

La verdad es que no esperaba nada en particular. Con deciros que ni siquiera sabía de qué iba… (ya, ya sé que suena raro, pero es que a mí al cine me gusta ir así, a la aventura, como en…) de qué hablaba?

Ah, sí… veréis, al principio ‘Cuatro vidas’ (traducción libre de ‘The air I breathe’) parece la típica peli de historias cruzadas, tipo ‘Amores perros’ en la que al final todo está conectado y el espectador sale diciendo “claaaro, ahora lo entiendo…”.

La diferencia es que en ésta no hace falta esperar a que termine: si a los 10 minutos no has adivinado cómo va a acabar, es que te falta un hervor. Y es que esta peli es como ir a Ikea: te van poniendo flechas gordas en el suelo y tú sólo tienes que seguirlas. Salvo que decidas pasar de las flechas, atravesar la parte de los niños y meterte en la cafetería a comer algo impronunciable pero con chocolate. Que es otra opción.

A lo que iba. Resulta que al comienzo de cada historia el prota en cuestión te da – en off- todas las explicaciones necesarias (y algunilla innecesaria también) para que vayas adivinando cómo va a acabar la cosa, sintiéndote así especialmente espabilado cuando tus sospechas se confirman. Y si se te va el santo al cielo, no problem, ya te cuenta la señora de al lado lo que va a pasar: “verás como la bolsa le cae encima del coche”…

Sí. Verás…

La primera historia me pareció absurda. Pero me callé. No quise mirar a Nacho ni hacer comentarios, sólo pensaba pa’mí pa’dentro “seré yo, Señor? seré yo, Señor?”

Pero en la segunda (que encima es la mejor!) ni siquiera hizo falta decir nada. Fue mirarnos y descojonarnos.

Y ahí se acabó la peli para nosotros. El resto nos la pasamos riendo. Pero reírnos, reírnos, con lágrimas en los ojos (dónde si no) y tapándonos la boca. Vamos, que si no nos echaron del cine esta vez, no nos echan ni… pues eso.

El guión es absurdo. Los personajes poco creíbles (esa Trista -Sarah Michelle Gellar- envuelta en la sábana, melena al viento, en lo alto de la azotea… canela fina). Por no hablar de que tiene algunas frases que son pa’enmarcarlas. En serio. Yo me pido (que diría Paula) la de

– Doctora, esa serpiente es muy venenosa, no cree que debería llevar protección?

– Nahh, qué va… Ahhhh!!!!

Vaya mierda estudiar tanto pa’ luego pinchar en lo básico, einnn, doctora? 😀

Total, que haciendo recuento han sido: Cuatro historias, Felicidad, Placer, Dolor y Amor. Cuatro protagonistas. Doce euros tirados a la basura. Dos horas perdidas.

Vosotros mismos.

PD.- Por cierto, tenía razón la señora: la bolsa cae encima del coche 8)