counter for wordpress
Escrito por: Bloody el 21 Jun 2009 –

Pocas veces me he alegrado tanto de no haber ido al cine a ver una peli como esta noche. Y es que ‘Nadie sabe’, de Hirokazu Kore-eda (sí, hombre, de los Kore-eda de toda la vida) es tan descorazonadora y tan brutal, tan angustiosa, que se alegra una de estar sola en casa y poder cambiarse a gusto de postura en el sofá y echarse las manos a la cabeza y susurrar por lo bajini toda clase de juramentos…

Aunque lo “peor” no es lo increíblemente bien que lo hacen los cuatro niños protagonistas, consiguiendo meterte hasta el fondo en esta historia-para-no-dormir. Lo peor es pensar que está basada en un hecho real (os dejo el enlace, aunque aviso que está en inglés).

Y es que, aunque parezca mentira, ‘Nobody knows’ se basa en una de esas historias que uno nunca acaba de creerse cuando las ve en los informativos.

Keiko (You), madre soltera de cuatro hijos de diferentes padres, decide un buen día abandonarlos a su suerte, dejando tan solo un sobre con algo de dinero y una nota en la que le pide a su hijo de doce años que cuide de sus hermanos en su ausencia.

Así, a lo largo de 140 (interminables) minutos vemos cómo, con una cotidianeidad pasmosa, estos cuatro hermanos sobreviven en un apartamento en pleno Tokio, sin que nadie se entere de que existen (al menos al principio), y sin que a nadie parezca importarle (más adelante). Y mientras los hermanos luchan por mantenerse leales a su madre y no perder la esperanza de volver a verla, el miedo a ser descubiertos y separados hace crecer la complicidad entre ellos. Y el tiempo pasa…

Pasa en la laca de uñas descascarillada de la hija mayor, en el dinero que se acaba y las facturas que se acumulan, en la dejadez de la casa, en las camisetas sucias y rotas, en el pelo que no deja de crecer, en las semillas que brotan, en los zapatos que dejan salir el pie por el talón, en las cosas que ya no caben en la maleta en la que llegaron…

A destacar el papel de Akira (Yuya Yagira, premio al mejor actor en Cannes en el 2004), el hijo mayor, convertido de la noche a la mañana en padre y madre de sus hermanos sin dejar por ello de ser un niño. Bueno, y el de Yuki (Momoko Shimizu), la pequeña del reparto, que aunque no se llevara ningún premio está pa’comérsela.

Pero el mayor acierto, desde mi punto de vista, es que la historia está contada sin una pizca de dramatismo ni de morbo. Y es que mientras a nosotros, como espectadores y adultos, nos toca juzgar y condenar, los 4 protagonistas se conforman con adaptarse y sobrevivir como pueden. Que no es poco.

Resumiendo, que si tenéis un estómago a prueba de bombas como el mío, y queréis pasar un mal ratillo con una peli increíble, ya estáis tardando en bajárosla….

… claro que si ni mi post ni el trailer os han convencido, siempre podéis ir al cine y ver ‘Ángeles y demonios’, que tiene una pintaca!!!!