counter for wordpress
Hasta el viernes pasado, en que fuimos al aeropuerto a despedir al Escocés (que se iba a México unos diíllas) había dos cosas que tenía claras: 1) que cuando un tío te invita a cenar, la cena la acabas pagando tú (de un modo u otro) y 2) que los frutos secos envasados que más me gustaban del mundo mundial eran los del paquete Mix de Grefusa 8)

Pero, por esas cosas de la vida (que Iberia llamaría imprevistos), el vuelo a Madrid se retrasó un par de horillas, lo que nos dio tiempo para despedirnos como Paco manda, o sea, en la cafetería del aeropuerto.

Y allí estaba yo, con mi camiseta nueva del Gran Lebowski, buscando infructuosamente algo que no llevara ni atún ni jamón de ese rosa (que nunca he probado) entre los sandwiches catalogados como “vegetales”, cuando los vi en el expositor: Cacahuetes al horno.  No tenían mala pinta y pagaba el Escocés, así que pillé un paquete (a pesar de que costaba más caro que los masajes que dan debajo de mi casa) y un bitter (pa’empujar).

No sé qué esperaba encontrar. Nada, supongo. Bueno, sí, cacahuetes al horno, que era lo que ponía en letras bien grandes en la bolsa. Pero aquello estaba demasiado bueno para no estar frito…

Imagino que si llego a estar en casa, estudiando, me habría entretenido media hora inspeccionando el paquete y leyendo hasta la última letra pequeña, incluidas las de los ingredientes. Pero el Escocés iba a cruzar el charco en apenas unas horas y yo estaba tan distraída pensando en lo largos que se me iban a hacer los días hasta que volviera, que se me acabé la bolsa sin darme apenas cuenta.

Y llegó la hora de despedirse.

Besos, abrazos, te quiero, ¿llevas dinero por si te para la poli?, te echaré tanto de menos… llama cuando llegues, vale?…

Entonces recordé aquellos cacahuetes, los que trajo Ainara de México hará un mes, que eran picantes y estaban increíbles, supongo que gracias a su ingrediente estrella:

… y trae cacahuetes de los de titanio¡¡¡

Total, peores cosas me habría metido yo en la boca 8)

(…)

Ayer le pedí a mi bombón que me comprara cosillas para picar mientras estudiaba, a lo que él, como somos pocos y nos conocemos mucho, me respondió que de cosillas nada, que le dijera qué quería exactamente.

– Mmm. No sé. Algo salado y que no vaya frito… cacahuetes como los del aeropuerto, mismo.

Que engordar, pensé, engordarían un huevo, como todos los frutos secos, pero al menos no me sentiría culpable por estar comiendo porquerías. Y como para responder a mi pregunta no explícita, en cuanto los tuve en mis manos le di la vuelta al paquete y me puse a leer…

‘El consumo recomendado de frutos secos dentro de un estado de vida saludable es de 3 a 7 porciones por semana’.

Guay! -pensé. Teniendo en cuenta que sólo en lo que iba de ésta, yo llevaba ya por lo menos 10, según ese estudio iba a estar sÚpersaludable 😀

Y seguí leyendo, aunque con dificultad porque esta vez la letra era más pequeña y estaba sobre un fondo oscuro.

Cacahuetes tostados sazonados:

Sazonados? mmm, esa palabra no estaba delante…

Ingredientes: cacahuetes…

Correcto¡ 8)

…condimento preparado [estabilizador (sorbitol), almidón de patata modificado, harina de arroz, extracto de levadura, levadura en polvo, azúcar caramelizado, dextrosa, aroma, especias, cebolla en polvo]

Ein???? 😯

…estabilizador (goma arábiga), sal. Puede contener trazas de trigo.

Cojones con la dieta saludable¡

Si esto fuera un cómic – pensé– la combinación de cacahuetes con titanio y cacahuetes sazonados que me he metido entre pecho y espalda últimamente, habría producido alguna alteración en mi ADN y ahora tendría sin duda algún tipo de sÚperpoder…

Y me comí un puñao más, envidiando en silencio a los que no sienten la necesidad de enterarse siempre de todo… Pero sobre todo envidiando a los que dicen que se sientan a estudiar y lo hacen, sin dejar que los distraiga una mosca que pase o una bolsa de cacahuetes…

Tras un esfuerzo titánico, conseguí dejar la bolsa a un lado – pensando que ahora la frase “peores cosas te habrás metido en la boca”, que tanto nos gusta decir por aquí, cobraba un nuevo significado- y seguir repasando Economía.

Repasando, no estudiando¡ A 4 días del examen¡¡ Ésa sí que era una novedad¡¡¡

Lo mismo los cacahuetes modificados sí que me habían dado sÚperpoderes después de todo… 8)

(…)

PD.- Pues sí, esto es todo lo que me ha pasado últimamente. La vida de estudiante universitaria es lo que tiene: una juerga detrás de otra 😀