counter for wordpress

– Bueno, qué tal ese primer día de cole? Has visto ya a Victoria y a Blanca? Al final está Cristina en tu clase? Cuenta, cuenta…

Bien… Cristina no está pero hay una niña nueva, se llama H.

Bueno, y cómo es?

Es rara. Tiene las paletas muy grandes, y habla así… – dice Paula imitando la forma de hablar de H., aunque por suerte no está intentando hacerse la graciosa.

Bueno, a lo mejor es que tiene algún problema de aprendizaje… has hablado con ella?

No.

–  No le has preguntado siquiera si quería jugar contigo en el recreo?

Es que yo estaba jugado con Marina y con Celeste y con…

Ya. Y no podías haberle preguntado si quería jugar con vosotras?

No sé… – dice Paula mirándose las manos – Además la seño nos ha dicho que no podemos darle de nuestro desayuno, ni siquiera galletas, porque se puede poner muy malita y habría que llevarla corriendo al hospital…

Y? Me estás diciendo que no le has dicho nada porque no puedes darle de tus galletas?

Es que en el recreo tampoco la he visto… nosotras estábamos al fondo, jugando a perseguir una libélula, y Andrés decía que se llamaba zapatero y…

Ya… te imaginas si tú fueras nueva, y no conocieras a nadie y encima tuvieras algo que te hiciera diferente a simple vista? y si además ninguna niña fuera a hablar contigo o a invitarte a jugar con ella, cómo crees que te sentirías?

Mal.

– … – la miro en silencio con la cara muy seria. Su actitud me decepciona un poco, bastante en realidad, y ahora mismo ella está intentando averiguar cuánto…

La seño nos ha dicho que cuando estamos con personas que son diferentes a nosotros podemos aprender mucho de ellas.

Sé lo que quiere decir tu seño, pero, si lo piensas, diferentes somos todos, tesoro. Lo que pasa es que hay personas cuya “diferencia”, lo que destaca de ellas, son sus increíbles ojazos o su preciosa voz, y todo el mundo quiere estar con ellas, mientras que de otras…recuerdas el cuento de Cyrano? Pues eso.

– … – ahora es ella la que guarda silencio.

Mira, yo no te digo que tengas que hacerte la mejor amiga de H., pero podrías, por ejemplo, acercarte y decirle: ‘Hola, yo soy Paula…’

Es que la seño ya nos hizo presentarnos a todos en voz alta antes del recreo…

Y tú crees que se va a acordar de quién es cada uno??? Bueno, lo que te decía, que por acercarte y presentarte y preguntarle algo, de dónde es, o de qué colegio viene, no creo que te vayas a morir, no?

Durante unos segundos, las dos permanecemos calladas. Yo, mirándola, y ella evitándome. Entonces decide cambiar de táctica…

Yo también soy diferente.

Ah, sí? Y por qué? – le pregunto a pesar de saber perfectamente lo que me va a decir.

Porque soy china.

A eso me refiero.  Puede que ésa sea tu diferencia, pero sólo porque estás rodeada de gente que no lo es. Si hubieras crecido en China, ser china no habría significado ninguna diferencia. Pero incluso siendo ésa tu diferencia, acaso no te invitan a todos los cumpleaños? alguna vez dejan de avisarte para ir a jugar cuando llega el recreo? has sentido alguna vez que te trataran de forma diferente en clase, por ser china digo?

No.

Eso es porque las diferencias acabas por no verlas cuando conoces a las personas por dentro. Y sabes qué, tesoro? La diferencia de H. puede ser muy llamativa a primera vista, pero es sólo una parte de ella. Y ahora mismo debe sentirse sola y asustada, exactamente igual a como lo estarías tú si te metieran en una clase llena de gente que no conoces y que ni siquiera te hablan, no crees? Podrías pensar un poquito en eso…

(…)

El martes por la tarde, al volver del cole, le pregunté a Paula como siempre por su día. Normalmente no cuenta demasiado. Prefiere guardarse la información para por la noche, así tiene algo con lo que negociar para que me quede un ratito más con ella.

Esa tarde, sin embargo, me dio un adelanto…

– Bien. Hoy le he enseñado a H. un dibujito de un libro que me gustaba, y ella me ha enseñado otro…

(…)

Anoche, cuando ya me iba de la habitación después de darle un beso y decirle cuánto la quería, añadió, retomando la conversación por donde la dejamos la tarde anterior, como si eso fuera lo más normal del mundo…

– Y sabes qué? Esta mañana, cuando íbamos a entrar en el cole, H. le ha dicho a su mamá  ‘Mira, ésa es Paula, es mi amiga’.