Al final da igual que cierre los comentarios. Para algo creó dios el gmail… 8)

(…)

Precisamente el miércoles, cuando posteé ‘Whatever happens’, el profe de Familia, que es un calco de Kiko Veneno pero sin puta gracia, estuvo explicando una técnica de intervención la mar de curiosa: la prescRipción del no-cambio.

Básicamente consiste en conseguir que el usuario,  que supuestamente ha ido a vernos porque necesita ayuda para hacer algún cambio en su vida (un hábito, una actitud, lo que sea), se comprometa a dar una serie de pasos… entre otros, a no-cambiar ese hábito /actitud de momento (porque lo decimos nosotros, que somos los que sabemos (?)).

Y es que, nos explicaba el falso Kiko, no hay nada como pedirle a alguien que no haga algo para que vaya y lo haga…

(…)

Yo soy un poco menos maquiavélica que eso (de momento… 8) ) y si inhabilité los comentarios fue porque lo único que necesitaba era sacar fuera algo que tenía clavao, no que me dieran palmaditas en la espalda…

Peeeeeeeeeeeeeeeero no todo el mundo lo interpretó así…. afortunadamente¡¡¡ 😀

Resumiendo, que muchísimas gracias a l@s que os pasasteis mi “no comments” por el forro de los güevos… pensasteis, con mucho acierto, que una palmadita de vez en cuando no le viene mal a nadie y os tomasteis la molestia de darme vuestra opinión en privado.

Gracias por aportar una visión canadiense al asunto, por recordarme lo afortunada que soy por 5 minutos, por seguir ahí después de todo, por ser capaz de leer mi psique en un post, por pensar en voz alta para mí a esas horas de la noche, por explicarme cómo funcionan (o deberían funcionar) en realidad mis puertas, y por dedicar tooooooooda una tarde a mandarme el nnnabrazo más oportuno (y bonito) de la historia… 😀

Pd5.  🙂