– ¿Por qué no dijiste que eras mecánico?
– Porque nadie me lo preguntó.

Parece que no, pero a lo tonto, a lo tonto, hace ya casi un año que no tiro del blog pa’recomendaros alguna peli de esas fiesteras que me gustan a mí😎 …

Por suerte pa’ vosotros, este curso he cogido la optativa Trabajo Social y PERSONAS con discapacidad y me está encantando tantísimo tantísimo, que he decidido aprovechar este sitio para subir recomendaciones de todas las pelis que vaya viendo (y me gusten, se entiende) y guarden relación con el tema.

[Antes de seguir, aclarar que aunque use el término discapacidad lo hago únicamente por hacerme entender, porque gustarme me gusta casi tan poco como minusvalía… y como presiento que con este tema os voy a dar bastante la brasa, mejor lo voy a dejar aquí por hoy y voy directa a las pelis…]

He escogido estas dos para empezar porque yendo básicamente de lo mismo (personas con discapacidad mental), lo hacen desde contextos y enfoques muy diferentes.

Así, mientras que la primera, ‘Elling’ ( Petter Naess, 2001), tiene lugar en Noruega – estado del bienestar altamente proteccionista, con políticas sociales inclusivas- , la segunda, ‘La isla interior’ (Félix Sabroso y Dunia Ayaso, 2009), tiene lugar en nuestro país – estado del bienestar mediterráneo por excelencia, con políticas sociales asistencialistas y sectoriales, y la familia como comodín de éstas.

Algo que, como podréis comprobar si las veis, viene a traducirse en la consideración de la discapacidad como una parte más de la persona, el derecho de ésta a recuperar el protagonismo de su propia vida, o la importancia de sentirse  parte activa de la sociedad (‘Elling’), frente a la identificación de la persona con su discapacidad mental, la asunción de que se trata de un problema familiar y, como tal, es dentro de la familia donde debe resolverse, o el aislamiento (auto) impuesto y el ambiente opresivo y castrante de ‘La isla interior’.

En definitiva, dos historias que muestran a las claras cómo por muchas clasificaciones pretendidamente universales que utilicemos para etiquetar las discapacidades (y con ellas a las personas), aquéllas acaban redefiniéndose en función de la sociedad en que se encuentren éstas.