counter for wordpress

30 de diciembre. Un frío de cojones, una luna casi llena, té pakistaní a la luz de una vela, cuestas adoquinadas… si no llega a ser por el cine que había a 15 min. del hotel creo que me habría ahogado entre tanto flashback.

‘Anoche soñé que hacíamos el amor’.

una pistola en cada manoHay quien dice (=la gente habla), que Una pistola en cada mano recuerda mucho a En la ciudad. Y pssssí, recordar, recuerda… pero.

Que no es que esté mal, para nada. Una pistola es algo así como un menú degustación de fracasos: cuernos, separaciones, deseos insatisfechos… difícil no identificarse con alguna de sus historias.

‘- … o te separas / – Hay que ser valiente para eso’.

Aún así, hay diferencias. La principal, a mi parecer, que mientras que el guión brillaba con luz propia en aquélla, en ésta viene a ser como un actor de reparto dentro de una peli llena de actorazos.

Y es que, al pan, pan, en Una pistola ellos están FANTÁSTICOS (excepto Moyá, que si no llega a salir tampoco se habría acabado el mundo). En cuanto a ellas, sin ser las verdaderas protas la verdad es que, en general, lo clavan. A mí, menos la Cuervo, que hace un papel tan desagradable que una no sabe si está actuando o no, me han gustado bastante.

Nadie nos dijo que esto iba a ser así’.

Seguramente si no hubiera visto En la ciudad, Una pistola me habría encantado (salvo por las dos historias finales, que están  un poco de relleno, como mi cuarto año de carrera).

Pero sigue sin ser redonda.

Supongo que el truco está en no compararlas. En no comparar. Como quiera que se haga eso.

(…)

31 de diciembre. Sin haber deshecho aún la maleta dejé a Paula con Nacho y me llevé al Escocés a ver The sessions al Avenida, en v.o.s, ofkórs, que se viera que somos gente muy leída😎 Entonces fue él y lo fastidió todo pidiendo un combo de palomitas y Coca-cola…

– ¿Qué sucede cuando dos personas conectan?
– Pueden dejarlo en amor y atracción o pueden complicarse la vida.

THE SESSIONSPor si hay alguien que aún no haya oído hablar de ella (que lo dudo), The sessions va precisamente de eso, de los efectos secundarios de complicarse la vida. De complicarse la vida yéndose a moteles y dejándose acariciar por alguien a quien sabes que no puedes tener. Inevitable tristeza venidera, en palabras del prota, que a pesar de haber vivido casi toda su vida en horizontal tiene que esperar 38 años para echar su primer polvo y hacer el amor, todo en el mismo pack. Con lo tranquilo que él estaba…

‘Then afterwards, there was this moment, this glimpse of an awful sadness to come…’

Basada en la historia real del poeta y periodista tetrapléjico Mark O’Brien, lo mejor de The sessions está sin duda en su reparto: desde los protas más absolutos (John Hawkes, William H. Macy y Helen Hunt), hasta el más secundario de los secundarios (como el marido de H.H.). Todos lo bordan.

Que si la recomendaría? Pues mira, sí. Aunque sea porque tiene pinta de que va a ser la típica peli de la que después todo el mundo te va a venir a hablar… Bueno, y porque es bonita. El Escocés lloró😀 .

‘Just breathe’ / Pearl Jam.

Stay with me
Let’s just breathe