counter for wordpress
En los ratos en que consigo dormir sueño con una nueva mudanza. Una casa con cristales por paredes y techos infinitos en lo alto de una preciosa colina, rodeada casi por completo de montañas cubiertas de árboles. Y de luz.  Luz por todas partes. Abajo a la derecha, el mar irrumpe formando una especie de cala en la que Paula se baña con Nacho. Ríen y se salpican y parecen felices. Y yo, observándolo todo desde el interior de mis paredes de cristal. Sin puertas visibles.