counter for wordpress

¿Cómo puede gustarle un tipo que dice “fackscinante”? (‘Delitos y faltas’).

¿La buena ortografía es sexy?

Con esta pregunta se despachaba un bloguero al que sigo, un tío que escribe mejor que quiere, en una suerte de regalo envenenado que ha llegado hasta mi otro blog.

Dejando a un lado el tema ‘premios’ y el tema ‘meme’, que son dos cosas que no me van demasiado de este mundillo virtual, la pregunta, he de reconocerlo, ha estado rondándome desde que la leí.

Lo primero que me vino a la cabeza, y a quienes me conocen no les sorprenderá lo que voy a decir, fue un SÍ enorme. Un SÍ afirmativo, rotundo, que no por ir en mayúsculas (en mi cabeza a veces las palabras se visten así) dejaba de llevar su correspondiente tilde diacrítica. Un SÍ tan, pero tan obvio que no requería de explicación alguna.

La buena ortografía es MUY SEXY. Para mí.

Luego seguí dándole vueltas y me puse a pensar en la cantidad de normas ortográficas que me paso yo por el chichi a lo largo del día…

Para empezar, escribo sólo los signos interrogativos y exclamativos que cierran. Prácticamente nunca los que abren. Y los exclamativos, para más inri, los pongo al revés. Podría culpar de ello a mi amigo JA¡ (al que sigo echando terriblemente de menos. Te echo de menos, JA¡), que me pegó la costumbre. Pero lo cierto es que, además de porque me acuerdo de él siempre que escribo gracias¡¡¡ o por fin¡¡¡ o cualquier otra cosa igualmente importante, si pongo un “¡” al final (quien dice uno…) es básicamente porque soy mu’perra y para poner “!” tengo que pulsar dos teclas en vez de una.

Porque sí. Soy mu’perra. Y andaluza. Piojosa para más señas. Y a diferencia de otros hispanoblantes, más correctos ellos, no suelo decir muy ni para ni todo. Y como esto es un blog personal y a mí me gusta escribir con el menor número de filtros posibles, a veces acabo escribiendo tal y como lo pienso, sin pasar por la casilla de salida. De ahí mis mu’ y mis pa’ y mis to’ y tantas otras palabras tuneadas que no encontraréis en el DRAE por mucho que las busquéis.

Qué más, qué más… las expresiones. Hay expresiones que, ya sea porque las dicen así por aquí (el sur) y me parecen simpáticas, ya porque me recuerdan a alguien en particular, las escribo / digo mal. Adrede. Como mi correo pormeuncocacola@gmail.com. O como asín es. O como nesecito o censillo, que es una cosa mu’típica del Campo de Gibraltar (cambiar las eses por las ces y al contrario) y que a mí me encanta muchísimo. O como poner me encanta muchísimo que es redundante y no es correcto, pero que me recuerda a alguien a quien quiero bastantillo. O como escribir palabras en inglés, que no tienen razón de ser pero que a mí me gusta usar (léase so o anyway de las que tanto abuso). O peor aún, como transcribirlas del inglés y agarrarme a ellas como si no tuvieran equivalente en español (como jani, ofkórs o zanks por nombrar algunas). Como cuando le pregunto al Escocés por wasap si ti or cofi, que lejos de ser una invitación a merendar lo es a cruzar la calle y venir a aguantarme un rato.

Anyway, y volviendo al tema del post, a pesar de la cantidad de patás que le doy al diccionario día sí, día también, lo cierto es que a mí la buena ortografía me pone. Como me ponen las barbas en los hombres o la piel tirando a negra mate (ahí no discrimino por sexo) o el sentido del humor absurdo o la capacidad de reírse de uno mismo/a. Me pone, qué le voy a hacer, cuando alguien me deja un comentario o me manda un wasap con todas sus tildes. Y me deja de poner cuando va y la caga poniéndole tilde a ésto o a  (¡¡¡) o se despacha con un haber (en lugar de a ver). Porque un haber si nos vemos es un cortapunto lo mires como lo mires. Como irte a la cama con un tío y que se deje puestos los calcetines de ejecutivo. O cotillear su estantería y toparte con Bucay. O con Coelho. No offense.

(…)

Había más preguntas, lo sé, pero me parecían todas demasiado difíciles para contestarlas así, a pelo (a qué personaje (<–singular) de ficción me llevaría a la cama? no valen tríos?😀 ). Nominar 11 blogs, ni te cuento. Si a eso le sumas que a mí a procrastinadora no me gana nadie (seis meses… juas, juas. Aficionado¡), ni siquiera voy a fingir que voy a seguir las reglas esas de las que hablas…

En vez de eso, si no te parece mal, voy a guardarme el resto de preguntas e iré contestándolas cuando me vaya viniendo en gana. Y desde este blog. Pa’terminar de despistar😎

Pero sí. Muy sexy.

Me pienso la del personaje de ficción😉