counter for wordpressElefante

Te acuerdas el cabreo que pillé el día que se quedó sin el ojo derecho?

Todavía me dura… grrr

(…)

El caso es que, como ves:

a) tú sigues siendo un hombre de poca fe.

b) yo, por el contrario, he cambiado (un poquito). Antes SÍ lo guardaba todo. Ahora sólo guardo lo verdaderamente importante (cartas, peluches y cosas así). Hablando de cosas importantes, te suena el mapache de la izquierda? Las ventosas se pusieron amarillas, pero por lo demás no ha envejecido mal, a que no? 😉

(…)

Una última cosita, el Kaffee ese que vas a pagar tú, después de mucho pensarlo, he decidido que me lo quiero tomar en Vienna. Tengo entendido que hay un sitio donde lo ponen con tarta Sacher y es super barato… es lo bueno de que uno de nosotros sí sepa alemán 😎

counter for wordpress
“- Qué bonito! – El qué? Qué es bonito? – La vida” (Amour, Haneke)

Me despierto a esa hora en que sólo los pájaros tienen algo que decir. Me pongo lo primero que pillo del montón de ropa a medio poner, le engancho la correa a Brownie, pillo sus bolsas y dejo que me arrastre.

Al salir del ascensor vemos a una chica sentada en un poyete  de los de fuera. Parece alta. Pelo largo, rubio. Pantalones inexistentes. Tacones enormes. Tiene la cara tapada con ambas manos y, antes incluso de abrir la puerta del portal, su llanto llega hasta nosotros. Dudo un segundo si preguntarle qué le pasa y finalmente giro a la derecha. Brownie sin embargo no se lo ha pensado y se queda atrás dando latigazos con su rabo y tratando de lamerle la cara. Tiro suavemente de él y abrimos la segunda puerta, la de hierro grande.

Ya en la calle, sentado en uno de esos absurdos maceteros de piedra sin planta dentro, un chico de aproximadamente la misma edad parece esperar. Brow, por supuesto, hace el amago de acercarse, pero esta vez lo veo venir y giramos a la izquierda sin miramientos.

Cuando regresamos, la chica y el chico están juntos en la acera. Ella llorando aún, él hablándole en voz muy baja, sin tocarla. Deben rondar los 18, una edad la mar de mala pa’según qué cosas… Brownie los ignora, porque cuando vuelve de su paseo lo hace jugando con la correa y no quiere saber na’de nadie. Yo trato de hacer lo mismo aunque mentalmente echo cuentas de los años de tranquilidad que me quedan hasta que Paula……….

(…)

Entrar en casa y no encontrar a Wilma esperándome al otro lado de la puerta es como sentir un brazo que ya no tienes. Es el amago de usarlo lo que te devuelve a la realidad. A una realidad de mierda.

(…)

Me pongo un café y me asomo al ventanal del salón, ese que da al patio comunitario. Echo de menos mi antiguo balcón. Salir y observar a la gente que vuelve a su casa andando muy despacito después de toda la noche de juerga. Mirar desde arriba los naranjos.

Aquí no hay naranjos. Sólo un limonero. Uno que el portero no riega. A veces lo observo cuando pasa con la manguera por entre los parterres, derramando agua mientras va de uno a otro, evitando cuidadosamente mirar atrás, donde el pobre limonero se seca a ojos vista. No logro imaginar qué puede haber hecho para merecer semejante castigo, pero con este calor no tardará en morir.

Luego, como cada mañana, busco al único vecino que siempre está despierto a esta hora, un señor mayor de escaso pelo cano que se pasea por su casa en pantalones de pijama y repasa la prensa en papel, como toda la vida, mientras sostiene su taza con la mano izquierda. Hoy sin embargo se ve que me he asomado un poco más temprano que de costumbre, porque su salón está vacío.

En la habitación de al lado, con la cama orientada hacia el ventanal, distingo unos pies y, un poco más arriba, unos boxers de rayas rojas. Me siento un poco voayeur, aunque no haya sido yo quien ha decidido no echar las cortinas. Pasado el primer arrebato de culpa me fijo mejor. Es una cama individual. Al menos desde aquí parece ridículamente pequeña. Sin sábana de arriba. Si yo viviera sola me compraría el colchón más grande que hubiera y dormiría en diagonal todas las noches…

(…)

Nada que hacer. Esperar notas, poco más. Tengo a Silva frente a mí pero a quien yo esperaba era a Camilleri. Es como cuando tengo antojo de mexicano y comemos pasta. Miro el de Silva. ‘La marca del meridiano’. Lo abro, lo hojeo y lo dejo donde estaba.

Enciendo el portátil y miro la cartelera de la Diputación. Ponen Amor, de Haneke. “Una pareja de 80 años (each)… un infarto y una hemiplejia… su amor se verá puesto a prueba…” Mmm. Sí. Definitivamente tiene pinta de fiestera, de las que me gustan a mí. No se hable más. Adjudicado Haneke por 4 pavos la entrada 😀 .

(…)

amour-739x1024 (1)Pffff. Fiestera es poco. Hacía tiempo que una peli no me sacudía de esta forma. Con un pellizco en el estómago salgo del cine y mando un wasap. Camino de casa pienso en el Escocés, tal vez por todas esas escenas en que el marido le lava el pelo, la ayuda a levantarse del water, le da la comida… Es difícil de explicar y supongo que imposible de entender, pero probablemente sean mis recuerdos más bonitos de nuestros últimos años juntos.

Siempre pensé que envejecería junto al Escocés. Saliendo del ‘Amor’ me doy cuenta de que ahora ninguna vejez estará a la altura de aquella que había imaginado, lo que me pone tremendamente triste… Y me consuelo un poco pensando que con mi historial yo no llegaré a vieja.

Ya en casa enciendo el portátil con ánimo de escribir. Es tarde, pero eso no me preocupa. Ya no quedan trabajos por hacer ni tengo nada que estudiar. Mañana volverá a ser domingo, como hoy.

Y justo cuando le doy a “Nueva entrada”, me llega un wasap. “Puedo felicitarte ya?“. Y al wasap le sigue una llamada que me habla de tiempos pasados, cuando nos pasábamos horas al teléfono hablando vaya usté a saber de qué.

Cuando cuelgo la sonrisa no me cabe en la cara. Y pienso en la peli que acabo de ver, tan dura. Y en que el día amaneció con una chica llorando. Y en las casualidades. Y en que contra todo pronóstico mañana ya no será domingo, sino sábado.

Esta mañana, haciendo balance de lo que ha sido este año, me he dado cuenta de que los 6 primeros meses no hice otra cosa que dejarme llevar: estudiar, hacer trabajos, subir alguna coplilla a este blog de vez en cuando…

Y no me fue nada mal, la verdad. Saqué 2º limpio y con nota, le di cerrojazo a esto y cuando llegó el verano me dediqué a ver series y a hacer punto de cruz. Todo muy correcto y muy comedido, como yo 8) .

Hasta que a principios de agosto mi lobo se despertó y empezó a pegar bocaos otra vez.

No podía haberlos dado en julio, que tenía la revisión anual de colagenosis, noooo. Ni en septiembre, que mis médicos hubieran vuelto ya de vacaciones. Tuvo que elegir el mes más largo del año…

Ni que decir tiene, eso me jodió lo que quedaba de verano.

Primero, las clases de lengua de signos…

Justo cuando había encontrado una profe que viniera a enseñarme a casa, con las ganas que tenía de aprender, y cuando había convencido al Escocés pa’que se apuntara conmigo (y así tener alguien con quien practicar), mi lobo me mordía las manos… y así empecé, hablando lengua de signos con acento.

Después, la escapada a Sintra…

Tras todo el año sin ir a ninguna parte, la idea era poder pasar unos días con Nacho en algún sitio bonito, salir a cenar,  hacer fotos…. E ir, fui, pero estaba tan cansada y me encontraba tan mal que lo único de lo que tenía ganas era de volver a casa y meterme en la cama.

Así, con septiembre a la vuelta de la esquina, mi primera opción obviamente era tirar la toalla, no matricularme… ¿cómo iba a coger apuntes si ni siquiera podía abrir la mochila yo sola?

Afortunadamente los amigos a los que les mojé el hombro, lejos de compadecerme me dieron un capón y, armados de paciencia, me explicaron por qué mi primera opción era una gilipollez: si me matriculaba y la cosa iba a más y veía que no podía seguir, siempre podía dejarlo; pero si no me matriculaba y luego me ponía mejor, iba a estar arrepintiéndome todo el año…

Al final les hice caso, no muy convencida, y eché la matrícula.

Y contra todo pronóstico, igual que se despertó, mi lobo se volvió a dormir. Y aunque el pelo se me sigue cayendo a manojos (no sé ni como me queda aún) y uno de mis dedos sigue hinchado desde verano, en el fondo no me ha venido mal verle las orejas.

Ahora estoy en 3º (quién me lo iba a decir¡). Y he sacado una plaza de alumna interna. Y en un par de meses empezaré las prácticas en el Virgen del Rocío (por fin¡¡¡).

Y aunque me queda poco tiempo para estudiar lengua de signos, lo sigo intentando (aunque ya  no pueda echarle la culpa a mi lobo de mi acento)

Y en una semana me voy a Bilbao, a desconectar un poquillo y a recuperar todas esas noches que he pasado sola en lo que va de curso (que han sido unas pocas). Y si me queda tiempo, a tirar unas fotillos, por qué no 😉 .

Y como en poco más de un mes empiezo los exámenes y andaré más perdida aún de lo habitual, quería aprovechar este huequito para agradecer a todos los que se den por aludidos (ell@s sabrán quiénes son) los ánimos, la paciencia, los mails (sobre todo los que he dejado sin responder), las llamadas, las coplillas y los pequeños gestos.

Y a los que no se den por aludidos, feliz jalogüen también 😀 (que no se diga¡)

‘Till the end of Time’ / DeVotchKa (B.S.O. ‘Little Miss Sunshine’).

[audio https://laquevuela.files.wordpress.com/2008/06/devochtka-till-the-end-of-time.mp3]

You can’t live your life on your deathbed
And it’s been such a lovely day
Let’s not let it end this way

No puedes vivir tu vida en tu lecho de muerte
Y ha sido un día tan hermoso
No dejemos que acabe de esta manera…

(para leer la traducción entera y/o descargaros la coplilla, pinchad aquí)

counter for wordpress
Un examen más. O uno menos, según se mire. Pasado mañana, Métodos. Abro la carpeta roja. Me aburro sólo de pensar en tener que leerme todo esto. Focus, dice el Escocés. Ojalá fuera tan fácil.

Me levanto y abro la nevera. Realmente no quiero nada. Llevo unos días a base de frutos secos y Red Bull. La cierro. Me quedo mirando las fotos que cubren la puerta. Amigos a los que quiero. Sonrisas, algunas, de las que no sé nada desde hace meses. Abrazos que echo de menos. Y pienso en Javi.

Javi fue mi mejor amigo durante mucho mucho tiempo. Que él fuera gay y que a mí no me atrajera en absoluto resultó ser la combinación perfecta. Y si a esa no-tensión-sexual entre nosotros le sumábamos que teníamos gustos muy parecidos e idéntico sentido del humor, aquello tenía una pinta de que iba pa’rato…

Hace 12 años (joder, sí que ha llovido) Chema tuvo que irse unos días a un congreso. Yo nunca me había quedado sola y además no estaba bien físicamente así que Javi se ofreció a venirse a casa y hacerme compañía. Sin embargo, al poco de llegar me contó que había quedado con alguien y desapareció.

Por primera vez desde que nos conocíamos me sentí como una estúpida. Yo había imaginado que veríamos pelis y hablaríamos hasta las tantas… y resultó que él traía sus propios planes (en los que yo no estaba incluida).

Cuando volvió dormimos juntos, pero apenas nos dirigimos la palabra. Mis caras largas son probablemente las más largas del mundo… Al día siguiente lo hablamos. Yo le dije cómo me sentía (mi especialidad) y él tiró balones fuera (la suya). Y aunque aparentemente habíamos aclarado las cosas, en el fondo los dos sabíamos que algo se había roto.

Después de aquello dejamos de llamarnos y como ya no vivíamos en la misma ciudad, el río (que diría Lenny) se fue haciendo cada vez más ancho. Yo, por supuesto, lo echaba de menos horrores. Pero estaba tan convencida de que era yo la que tenía motivos para estar enfadada, que pensé “que me llame él”.

Cuando decidimos adoptar eché especialmente de menos levantar el teléfono para contárselo. Así que lo hice. Lo llamé y volví a decirle cómo me sentía. Le dije que para mí no era una cuestión de quién tenía razón y quién debía disculparse. Si poníamos las cosas en una balanza, ¿realmente merecía la pena estar así? Y si yo estaba equivocada y era cuestión de pedir perdón, ya lo hacía yo. Sobre todo si con eso conseguía que todo volviera a ser como antes.

Me costó mucho (tiempo y malos ratos) aceptar que aquella llamada no había servido para nada. Iba a poner entender, pero lo cierto es que si me costó tanto aceptarlo fue precisamente porque nunca llegué a entenderlo.

Recuerdo que me sentía como cuando buceas a más profundidad de la cuenta y lo único en lo que puedes pensar es en que no vas a  tener aire para salir…

(…)

Con el tiempo hice otros amigos, aunque no dejé de echarlo de menos. Lo eché de menos cuando Bleda se murió. Lo eché de menos cuando llegó Paula. Lo eché de menos cuando me enteré de que tenía Lupus. Lo eché de menos cuando A. apareció en mi vida y me la desbarató. Lo eché de menos cuando me di cuenta de que estaba enamorada de Nacho. Y lo eché de menos cuando me separé…

Vuelvo al sofá. Dejo la carpeta roja, cojo un puñado de cacahuetes y enciendo mi netbook. Busco entre las canciones que he traducido durante los últimos meses y he guardado en borradores. Le doy al play. Y mientras la escucho pienso en las cosas que he aprendido este año. Que no han sido pocas.

Luego pienso en las que no. Y me doy cuenta de que por muchas canciones que traduzca, descifrar silencios sigue sin ser mi fuerte.

Abro el correo. Redactar. Me pongo a escribir. Pienso en Javi. En cuánto me dolió el suyo. Me quedo mirando las pestañas. Enviar/ Guardar ahora / Descartar.

Focus, me repite el Escocés.

El mensaje ha sido descartado.

… entonces sales… y respiras como si no lo hubieras hecho nunca.

‘Why should I cry for you?’ / Sting.

‘Why should I cry for you?’ / Sting.

Under the dog star sail
Over the reefs of moonshine
Under the skies of fall
North, north west, the stones of Faroes

Navego bajo la estrella más brillante
Sobre los arrecifes de la luz de la luna
Bajo los cielos de otoño
Al norte, al noroeste, hacia las Feroes

Under the Arctic fire
Over the seas of silence
Hauling on frozen ropes
For all my days remaining
But would north be true?

Bajo el fuego del Ártico
Sobre los mares de silencio
Arrastrándome sobre cabos congelados
Durante el tiempo que me queda
Pero será el norte realmente?

All colours bleed to red
Asleep on the ocean’s bed
Drifting in empty seas
For all my days remaining
But would north be true?

Los colores se desangran
Dormidos en la cama que es el océano
A la deriva en mares vacíos
Durante el tiempo que me queda
Pero será el norte realmente?

Why should I?
Why should I cry for you?
Dark angels follow me
Over a godless sea
Mountains of endless falling,
For all my days remaining,
What would be true?

Por qué debería?
Por qué debería llorar por ti?
Los ángeles de la oscuridad me siguen
A lo largo de un mar sin dioses
Montañas de caída sin fin
Durante el tiempo que me queda
Qué hay de cierto?

Sometimes I see your face,
The stars seem to lose their place
Why must I think of you?
Why must I?
Why should I?
Why should I cry for you?
Why would you want me to?
And what would it mean to say,
That, ‘I loved you in my fashion’?
What would be true?
Why should I?
Why should I cry for you?

A veces veo tu cara
Y las estrellas parecen descolocarse
Por qué tendría que pensar en ti?
Por qué tendría que hacerlo?
Por qué debería hacerlo?
Por qué debería llorar por ti?
Por qué querrías que lo hiciera?
Y qué se supone que querías decir
con
‘te quise a mi manera’?
Qué había de cierto?
Por qué debería hacerlo?
Por qué debería llorar por ti?

(*) Aclaraciones sobre la traducción. Como veréis, la letra es rara de cojones, así que tampoco os fiéis mucho.

Dog Star = Sirio;  “brightest star in the night sky”

Sirius is also known colloquially as the “Dog Star”, reflecting its prominence in its constellation, Canis Major (English: Big Dog)

Esto, por supuesto, lo he sacado del Wordreference forum.

(**) Más traducciones pinchando aquí.

wordpress counter
Aquí estoy de nuevo, después de un par de diíllas out por asuntos propios, dispuesta a coger el timón de este barco que, según mi Becariock, se hunde irremediablemente sin mí… (qué pelota y qué exagerao es el jodío, ni que fuera andaluz).

Y sí (antes de que os enteréis por la prensa), los rumores que corren por ahí son ciertos: hace ya 3 días que regresé de mi viaje de negocios en las Seychelles, tostada como una mulata y sin marcas de bikini por ningún lado…  la única marca que me he traído, ha sido un chupetón en el cuello, recuerdo de un amable aborigen que tuvo a bien ayudarme a tachar el último de los I’ve never de mi lista…

Y es que, como todo el mundo sabe, lo mejor de viajar es mezclarse con los lugareños. Y cuanta más mezcla y cuantos más lugareños, de mejón.

Pero vamos, que tampoco os quiero aburrir ahora contándoos mi vida, que yo sé que aquí la gente viene a aprender inglés.

Ya pondré fotos, si eso… Claro que si veis que no podéis esperar a que las suba, siempre podéis recurrir a youtube, que creo que anda rulando por ahí un vídeo de ésos que se colocan entre los más vistos en un tiempo record, donde según me han contado, se distingue mi tatoo en movimiento (minuto 23)… Jeje.

(…)

Venga va, ya está bien de decir tontás…. Jamás he estado en las Seychelles y, lo reconozco, no me he tirado a ningún mulato (aún)… Pero una cosa no quita la otra, y lo de que me han follado a base de bien, sabe Paco que es verdad¡

Me han follado en Psico, mi asignatura favorita… aunque, por desgracia, no ha sido mi profe (que está más atractivo si cabe desde que se ha dejado barbita) el encargado de hacer los honores…

Ha sido el puto tipo test… 10 fallos, 1 más de los que se podían tener. Así que ya puedo ir metiéndome mis trabajos-sobresalientes por donde me quede hueco y estudiar para Septiembre…

Me han follado, más que probablemente, en Pedagogía… Aunque ahí no había na’que rascar. Reconozco que no había estudiado una mierda. Pero es que Pedagogía no hay quien se la fume… Y esta vez no es ninguna excusa, si no me creéis, juzgad vosotros mismos:

“Se trata de hacer una teoría de la práctica de Educación Social para la práctica” (Antoni Petrus, Doctor en Pedagogía, Catedrático de Pedagogía Social de la Universitat de Barcelona)

O esto otro, sacado de un libro que está editado y publicado y por el que la gente paga dinero en las librerías…

“Disciplinas filosóficas, que se proponen alcanzar una coordinación general de los valores humanos, donde caven múltiples manifestaciones de los fenómenos sociales” (Gloria Pérez Serrano, 2003)

Kraka¡¡¡

En Derecho aún no sé si me han follado o no…(ainss, qué nervios… :D)

Aunque después de aquella bonita excursión a los juzgados (una semana antes del examen), y su correspondiente trabajito (que valía nada menos que el 60% de la nota global)… y de no poder evitar yo tomarme al pie de la letra el apartado “valoración crítica personal de la práctica”  (diciéndole exactamente lo que pensaba de él y de sus prácticas Image and video hosting by TinyPic)… Después de eso, decía, todo apunta a que va a ser que sí, que me van a meter la tercera pll (que diría mi Becky) de este primer cuatrimestre… Yuju¡¡¡

Vamos, que mucho tiene que cambiar el cuento pa’que, después de esto, me dejen seguir haciendo de virgen en el belén del cole… 8).

(…)

… Lo cierto es que la semana pasada hubo un momento en que me planteé,  muy seriamente además, hacer lo que mejor se me da del mundo: abandonar.

Entonces me acordé de cierta amiga, que lleva 4 meses recordándome lo importante que es que continúe con la carrera, que no lo deje, que la acabe y que intente, por una vez en mi vida, llegar a ser económicamente independiente.

Y decidí que de perdidos al río, si total, la matrícula ya está pagada…

Y aquí estoy, vagueando a base de bien durante este finde, porque a partir del lunes que viene empiezan de nuevo las clases, con 5 nuevas asignaturas que voy a aprobar, como que me llamo Gallina Murciana ;).

(*) Muchísimas gracias a todos los que os habéis seguido pasando por aquí, a los que habéis estado dándome ánimos (aunque espero que fuerais listos y NO apostarais por mí, o a estas alturas habréis perdido ya hasta la camisa, jeje), a mis compañeras de clase Tere y Ainara (que por ahora son lo mejor que me llevo de esta experiencia como estudianta),  a mi rubitA (por hacerse cargo del cotarro y no abandonar el barco), y muy especialmente a Chema y a Nacho (por ayudarme con los trabajos de última hora y por aguantarme durante esta semana tan larga, en la que he estado pa’que me dieran por culo).

(**) Este lunes vuelve a encargarse mi Becariock de la banda sonora.

No tengo ni puñetera idea de con qué nueva coplilla nos obsequiará, pero tened paciencia y no le deis demasiada caña (sobre todo usted, señora Dolores), que el chaval está aprendiendo…8).

Escrito por: Bloody el 07 Sep 2009 –

Hoy es lunes. No es que eso importe mucho cuando te pasas los días metida en casa, pero eso no quita para que siga siendo lunes. Y yo los lunes pongo canciones traducidas.

Hoy tenía una programada, pero después de leer el comentario de Piru: ‘Bloody, ya sabes cuánto me alegra leerte, pero ya me están empezando a preocupar tus últimas selecciones/traducciones…¿se fueron tus musas de vacas?…’, estuve dándole vueltas y acabé preocupándome yo también (es lo que tienes, Piru, que siempre me haces pensar…)

Al final llegué a la conclusión de que a pesar de haberme pasado el verano aquí metida, tampoco ha estado tan mal… . Por ejemplo, me he mudado a un piso chulísimo. Para que os hagáis una idea, ésta es una vista del interior de mi nuevo portal… mola, eh!

He visitado a algunos amigos, y algunos amigos me han visitado a mí (aunque quedan por venir la mitad, más o menos, y no miro a nadie…). He estado en la playa con mi Bombón (pero eso ya os lo había contado, no? ). Me han regalado mi primer libro de cocina, y a raíz de eso me he dado cuenta de que me gusta cocinar (sobre todo si es para gente a la que quiero) casi tanto como comer. Y en mi nueva calidad de cocinera amateur, he sido jurado en un concurso de tortillas… Por suerte una llevaba pimiento verde y otra rojo, y pude escaquearme declarar un empate técnico (amén de ponerme como el kiko)

Bueníiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisimas las dos!!!

(ahora entenderás, Fernando, que Blas no tenga nada que envidiarle al tal Calima ese…jeje)

He conocido a alguien de Barcelona con quien tenía pendiente unas cañas, y que pasó por aquí a cantarme ‘Lobo López’ (gracias, guapísimo!). He ido bastante al cine, no tanto como quisiera, pero teniendo en cuenta que la cartelera de verano suele ser una mierda, no ha estado mal. Me he tragado un montón de cuentos en los cuentacuentos de la Fnac (la vieja excusa de llevar a la niña, jeje). Y Paula, según me aseguran un par de tipos de los que me fío bastante, ha aprendido a nadar sin manguitos….

Y por si todo eso fuera poco, ayer mismo encontré esta piedra preciosa entre las que mangamos de la obra para poner en el fondo de mis macetas, y me puse muy contenta (yo es que soy feliz con una pelota pinchá)… Vale, no es un diamante, pero a mí me encanta!!!

Vamos, que no ha sido un verano perfecto (se me han muerto cuatro plantas en la mudanza, algo que llevo muy mal, hemos tenido visitas familiares varias, y por incompatibilidad de planes, París tendrá que esperar…) pero no ha estado mal…

Y lo mejor está por llegar. Y no sólo literalmente, que también (a primeros y a mediados de Octubre, concretamente )

De momento, el próximo domingo me voy a Granada a ver a Leonard Cohen (que no es Sabina, pero no está mal… jeje). Y el 28 vuelvo a la facultad, a empezar Trabajo Social. No era la primera de mi lista, pero no me quejo (sobre todo, teniendo en cuenta que con mi nota de selectividad no entras ni en la caseta de feria de Izquierda Unida). Además, mis compañer@s tendrán unos 18 años (técnicamente podría ser su madre), así que me lo voy a pasar pirata, hablando con ellos de… mmm… ¿les gustará Leonard Cohen? Sí, seguro que sí! (y espero que a vosotros también, porque ya podréis adivinar de quién será la canción del lunes que viene).

Ya os contaré.

(*) Nota aclaratoria a los damnificados por mi anterior post (Gloria en particular, y Caminito, si es que ya ha ido a verla):

LO SIENTO… Intentaba ser irónica, no pensé que no se entendería. Además, dejé un par de enlaces en los que la ponen a caer de un burro… no me lo tengáis en cuenta, anda….

A los demás, ‘Mapa de los sonidos de Tokio’ es un bodrio infumable. El que avisa…

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación: