Escrito por: Bloody el 09 Feb 2009

GRACIAS!!!!!

counter for wordpress

Hace poco, a raíz de un comentario en uno de mis relatos, me di cuenta de que desde que me apunté al Club de los Jueves había dejado a un lado cualquier amago de escribir sobre mi vida. Y no es que no me pase nada últimamente. Quizá se trate de todo lo contrario, que mi vida es tan distinta a la que era hace un año, que no sé ni por dónde empezar.

Por ejemplo, el verano pasado Chema era mi pareja y mi mejor amigo. Ahora mi pareja es Nacho. Y Chema, ‘Danny’. Y eso descoloca y mucho. Descoloca porque cuando cambian las personas, lo hacen las actitudes, inevitablemente. Descoloca porque las palabras se vuelven afiladas cuando se usan para sacar a la luz cosas que ya no pueden cambiarse. Descoloca el tono cuando no es al que estás acostumbrada. Descoloca necesitar a alguien sabiendo que el sentimiento no es mutuo.

Y entiendo que todos esos cambios que tanto me descolocan formen parte de una adaptación que yo he provocado. Que no puedo pretender que las cosas sólo cambien según me convengan. Pero saberlo no lo hace más fácil.

Este verano lo he pasado a caballo entre Madrid -abusando de la hospitalidad de los amigos- y Sevilla -entre mi antigua y mi nueva casa-. Y a ratos ha sido como ver mi vida desde fuera. Mi vida sin mí. Y me he dado cuenta de muchas cosas, algunas que realmente me hacía falta entender, y otras que simplemente duelen.

Me he dado cuenta de que soy capaz de dormir sola.
Me he dado cuenta de que ir al cine acompañada no está tan mal (incluso si la peli es francesa).
Me he dado cuenta de que, a efectos prácticos, mi hermano es hijo único.
Me he dado cuenta de que echo más de menos a mis gatos que a muchas personas. Y que me da igual.
Me he dado cuenta de lo fácil que es perdonar cuando ya no duele. Y de lo difícil que es perdonarse cuando no hay nada que salvar.

Hace un par de noches un amigo me dijo algo sobre lo que he pensado mucho últimamente:

‘Eres demasiado transparente y la gente se folla la transparencia’.

Sé que tiene razón. Lo malo es que saberlo no sirve de nada cuando se trata de algo que no puedes evitar. Y así me va, porque hay personas con las que, por más que lo intente, no puedo ser de otra manera. No puedo guardarme nada. Y me siento completamente expuesta. Y estúpida. Y débil. Y es una mierda sentirse así.

Por eso he pensado que, de momento, puede que lo que necesite sea conseguir que las cosas me importen menos. Porque alguien no te falla (con a) si no esperas nada de él. Por otro lado, no sé si alguien de quien no esperas nada puede ser realmente un buen amigo.

Al final Gunilla va a tener razón: “Los amigos de verdad son los que se van de fiesta contigo, no los que vienen a contarte sus problemas…”

Supongo que yo también necesito adaptarme.

counter for wordpress
Escrito por: Javier el 14 Ene 2008.

Hola soy Javier, le he pedido a Gema si me dejaba su blog para postear una cosita y me ha dicho que sí, lo que le agradezco muchísimo.

Podía haberlo hecho en el blog de Frasier que ya me lo dejó una vez, pero me siento más identificado con la espalda del avatar de Gema que con el fuego artificial o especie de huevo frito verde de Carlos, jejeje, en serio en esta ocasión me enorgullece hacerlo en el blog de Gema.

Esta historia la escribí hace unos días porque ahora cuando la leáis estaré en el Caribe tumbado en una hamaca, bebiendo ron y rodeado de mulatas……………. ayyyy que me pongo malito de pensarlo.

Últimamente pienso mucho y reflexiono bastante, seguramente porque dispongo de tiempo libre y el tiempo es algo que no me sobra. Las experiencias que estoy viviendo me han hecho acordarme de las personas con las que he compartido mi vida y con las que me temo que no me porté muy bien y cuya amistad e incluso amor no fue correspondido por mí como se merecían.

A veces fue por vividor, a veces por crápula pero otras veces por ser un cobarde, por sentir que el “tocotoc” que hacia mi corazón era suficiente síntoma para salir por patas cuando veía un atisbo de sentimiento. Tal vez mi propia vida, la de amigos y familiares, la separación de mis padres, no lo sé, pero puede que algo de eso influyera en mi actitud, eso y ser por desgracia un cabronazo en alguna ocasión.

Nunca es tarde para reconocer que he hecho daño en mi vida y por eso siempre que he podido, he pedido perdón por mis actos, es algo que no quería que se prolongara y me alegra deciros que ese perdón ha sido siempre bien admitido con algún reparo a veces, con alguna pequeña bronca otras y con algún te quiero también.

Lo más bonito que me han dicho es …. cabrón con lo que yo te quiero, y creo que me hice acreedor al adjetivo y supongo que también a su cariño.

Pero hay una persona especial, la autora de esa frase, que casada y madre de dos hijos, me está acompañando con su amistad y su cariño, de una manera que no me merezco ni de coña y que hace que me sienta como un insecto. Sin embargo ella, Almudena, está ahí y su pareja la apoya en la sombra lo cuál dice mucho de él, sabiendo como sabe que yo fui el cabronazo que hizo sufrir a su actual esposa.

Almudena es una de las patas en las que se apoya el tablero de mi vida, otra pata le corresponde a Marta, mi hermana pequeña, una maravillosa persona que supone un aliento permanente en estos momentos superior al resto de mis hermanos (debo reconocerlo).

Como con dos patas no se sostiene el tablero, tengo una tercera pata que es la del amigo del huevo frito verde, del que no tengo nada que decir, porque si lo hiciera, necesitaría una enciclopedia en vez de un post para mostrarle todo lo que ha significado en mi vida. Pero eso él ya lo sabe, han sido muchas horas jugando al mus juntos jejeje

Hay otras patas por supuesto, como mis padres, el resto de mi familia, amigos y amigas, pero debo comprender que cada uno hace lo que buenamente puede y yo no puedo pretender que reaccionen como otras personas lo hacen, porque algunas de mis reacciones a lo largo de mi vida, no han sido ejemplares en absoluto.

Además si empiezo a decir nombres seguro que algunos olvidaría y esto se iba a parecer a la ceremonia de entrega de los Goya y esa no es mi intención.

Además de lo anterior, hay una pata nueva, que no conocía hace dos meses, de una andaluza morena que me cautivó desde el primer día y que he ido conociendo poco a poco, la cuál de una manera generosa sin límite me ha mostrado su cariño una y otra vez, incluso (jejejejejeje) me ha enviado una foto de su avatar….del otro lado, una primicia según parece (que? envidia……)

Gracias a todas esas patas, estoy donde estoy, jodido pero contento. Tengo la sensación de que no merezco tantos cuidados, pero también os confieso que si no fuera por ellos, habría tirado la toalla hace tiempo.

A todas mis patas, os doy las gracias por todo lo que hacéis y os pido perdón por los innumerables errores cometidos a lo largo de mi vida.

counter for wordpress
Escrito por: Bloody el 20 Nov 2007 –

La primera vez que escuché esta expresión fue, como no podía ser de otra manera, en una canción. Decía: “I’ll pick up the pieces and mend my heart”. Algo así como “Reharé mi vida y arreglaré mi corazón”.

Y fue esa canción la que se me vino a la cabeza cuando pasamos por aquel callejón estrecho y oscuro y ví el nombre de ese coffeeshop, Pick up the pieces. Debería haberle hecho una foto, pero era nuestra última mañana y andábamos con prisa buscando un buzón en el que meter unos cuantos sobres llenos de maría, confiando en que alguno llegara a su destino…

Me encantan los coffeeshops, con sus portavelas rojos, sus suelos y mesas de madera, sus carteles de “prohibido los móviles” (aleluya!), sus luces tenues y su ambiente relajado.

Y Amsterdam, al menos el centro, está lleno de ellos. Puedes pasarte allí dos semanas y no repetir. A menos que quieras hacerlo, claro. Nosotros lo hicimos, aunque de éste no recuerdo su nombre. Se ve que no era el verso de ninguna canción…

La primera vez que entramos fue la mañana del jueves. Nos sentamos en una de las mesitas de la planta de arriba. No había mucha gente, porque suelen ser sitios no muy grandes. Dos o tres parejas fumando, y una comiéndose la boca como si quisieran arrancarse los labios. Eran italianos, creo. Ella era guapa, alta, morena, pelo largo, buen tipo. Él parecía hecho a su medida. Iban cargados de maletas. Y cargados en general. De repente, ella se tumbó sobre sus piernas y él sobre su cuerpo, y se quedaron así, como dos piezas de tetris, durante un buen rato. Luego él se fue y ella se quedó dormida, acurrucada en el sofá.

Cuando la camarera subió y la vio allí tirada intentó despertarla, aunque sin demasiado éxito. Así que bajó y al minuto estaba de vuelta con un hombre que zarandeó a la italiana al grito de “Wake up! Wake up!” (Despierta! Despierta!). Aquello empezaba a parecerse a la canción de “un elefante se balanceaba…”. Y el primer elefante, al ver que no se caía, llamó a otro, y así acabó rodeada de 4 personas, todas intentando echarla de allí. En vano… y es que la llevaba tan grande que ni se enteraba de lo que le decían, y en cuanto la soltaban se dejaba caer sobre el sofá de nuevo.

Entonces apareció el italiano hablando con gestos y un inglés rudimentario. Se sentó a su lado e ignorando al corro que se había formado, comenzó a susurrarle cosas al oído, acariciarle el pelo y besarle la cara. “Two minutes”, pedía. Sólo dos minutos. Y justo cuando el personal empezaba a impacientarse ella decidió que era el sitio y el momento para vomitar. No sé cuanto tiempo pasó hasta que consiguieron sacarlos de allí y limpiar todo aquello.

Cuando se los llevaron se acabó el espectáculo y casi todo el mundo aprovechó para irse. Digo casi, porque alguien se quedó.

Había entrado justo detrás de nosotros. Alto, delgado, cabeza rapada, morros a lo Mick Jager. Dejó allí sus maletas y macutos, se quitó toda la ropa que llevaba de cintura para arriba, sacó un chaleco (uno de verdad, no lo que los sevillanos entienden por chaleco), y se lo puso sobre el pecho desnudo. Eso, unos tirantes, una gorra con una pequeña visera, y una especie de falda-pantalón sobre los vaqueros distrajeron nuestra atención de los italianos.

Entonces se puso a liarse un porro ignorando completamente al resto del mundo, como si allí no hubiera nada que ver. A continuación comenzó a bailar sentado, moviendo la cabeza y los hombros, sonriéndole a sus propios músculos mientras sujetaba en su mano izquierda una enorme copa de algo que parecía zumo.

En la mayoría de los coffeeshop no dejan beber alcohol, y me parece lo más prudente. Pero la verdad es que a este tío no parecía hacerle falta.

Kike no podía apartar la vista de él, mientras repetía “ese nota es la polla!”. Y por supuesto, a partir de entonces, cada vez que fuma porros sonríe mirando hacia los lados y pone morritos mientras mueve la cabeza.

Fue él quien me pidió que contara todo esto en mi blog, aunque a nadie más le importe. Por eso lo he hecho.

(…)

Ahora pienso en aquello y me parece haber estado fuera un mes, no 4 días.

A veces el tiempo es muy relativo. A veces las cosas no salen como esperabas. A veces el silencio duele más que aquello que lo causa. A veces hasta los mejores amigos necesitan tomarse un descanso para asimilar los cambios. Y no siempre es fácil estar a la altura de lo que los demás esperan.

Yo sigo en ello.

counter for wordpress

Ayer, a mis 35 años, hice algunas cosas que tenía ganas de hacer desde hacía una eternidad.

Sé que puede parecer una tontería, pero hay cosas que creo que todo el mundo debería hacer antes de morirse.

Por ejemplo, nadie debería morirse sin ver el mar desde la orilla de una playa, sin hundir sus pies en la arena, oír el rumor de las olas, o sentir la sal secarse en su piel. Por suerte, yo he vivido cerca del mar durante más de 20 años, y he sentido todo esto las veces suficientes como para echarlo de menos ahora.

Nadie debería morirse sin hacer el amor, y no hablo de una vez por probar, hablo de experimentar con tu cuerpo a medida que éste cambia, de ser perfectamente consciente de cada centímetro de tu piel, de averiguar por el método de ensayo y error qué te hace vibrar, así como qué puedes hacer tú para que la persona con la que estés vibre contigo.

Nadie debería morirse sin saber que alguien, al menos una persona, se ha enamorado de ti. Que a alguien le duele tu ausencia de un modo casi físico. Que alguien te echaría de menos si faltaras de repente. Que hay alguien que jamás podrá olvidarte. Y por supuesto, nadie debería morirse sin sentir todo esto por otra persona.

Nadie debería morirse sin encontrarse consigo mismo, sin hacer balance de su vida, sin perdonarse por lo que no intentó, ni felicitarse por lo que sí, independientemente de los resultados.

Y luego están esas pequeñas cosas que cada uno tiene en su lista particular. Esos sitios que querrías visitar alguna vez en tu vida. Los pequeños o grandes retos que todos tenemos pendientes. Las cosas que nos gustaría aprender, hacer o probar, incluídas aquéllas que nos negamos en un momento de nuestras vidas, cuando todo era blanco o negro, pero que con el tiempo hemos aprendido a relativizar…

En mi lista, hay muchas cosas. Algunas las he conseguido. Otras las tengo aparcadas por no depender exclusivamente de mí. Otras son sólo sueños, poco menos que imposibles, que han encontrado un rincón en el que quedarse y con los que he aprendido a vivir. Y en otras avanzo lenta pero segura, y sé que sólo es cuestión de tiempo que las intente.

Sin ir más lejos, ayer taché de mi lista un par de cosas que, aunque parezcan una tontería, me apetecía hacer pero nunca había tenido ocasión.

(…)

Después de 2 horas de coche, de atravesar las marismas de Doñana, y de cruzar un pinar siguiendo un interminable sendero tapizado de tablones de madera, Kike, Juanjo y yo llegamos a un acantilado no demasiado alto, que escondía una preciosa cala nudista. La calima escondía el sol, y la playa estaba completamente desierta. Kilómetros de arena hasta donde alcanzaba la vista, y absolutamente nadie a la vista salvo nosotros 3 y las gaviotas.

Así, tras dejar a Kike y a Juanjo enfrascados en sus cosas, me quité toda la ropa y me metí en el mar, que estaba revuelto y oscuro, pero también templado, como yo, y me dejé arrastrar por las olas, completamente desnuda, sintiéndome parte más del oleaje.

Cuando salí, consciente de que Juanjo y Kike no iban a dejar de hablar entre ellos, ni yo iba a hacerme visible otra vez hasta que no me tapara, me envolví en una de las toallas y me tumbé en la otra. Nos quedamos charlando hasta que comenzó a caer la noche, de nuevo sin luna o con una luna tan insuficiente como un fósforo iluminando un estadio. Me despedí de aquella playa que nos prestaron las gaviotas durante unas horas, de los acantilados, y del mar que me había envuelto, levantamos el campamento, para desdicha de los mosquitos -que bien podrían confundirse en la oscuridad con gaviotas- que se habían dado un festín a nuestra costa (sobre todo de Kike, que hizo las veces de ‘barra libre’), y deshicimos el camino de tablones de madera hasta llegar al coche.

Al llegar a Sevilla eran aún las 10, y en vez pedirles que me dejaran en casa, fuimos a un lugar apartado desde el que se divisaba el río, iluminado por las luces lejanas del puerto. Allí volvimos a sacar nuestras toallas, las tendimos sobre el suelo y nos quedamos hablando hasta las 3 de la mañana.

Como quien hace limpieza de primavera, compartimos cosas que guardábamos desde hace tanto que no sabíamos ni dónde andaban. A ratos reímos, a ratos nos pusimos algo tristes, a ratos pasaba un ángel…

Y mientras hablábamos y hacíamos confesiones frente al río, probé, por primera vez en mi vida, un porro. Hasta ese día, nunca antes había fumado nada, ni siquiera un cigarro. No por miedo a las represalias (cuando vivía con mis padres), ni por temas de salud (más adelante), no. Simplemente no me gusta el tabaco. Besar a alguien que fuma siempre me ha parecido como besar un cenicero, el humo me desagrada, más cuando se fija en mi ropa o en mi pelo. Así que fumar (tabaco) nunca había estado en mi lista.
Sin embargo, sí que sentía curiosidad por probar un porro. Y ahora que soy adulta, más o menos responsable, y sé que no voy a probar nada por dejarme llevar, pensé que era una buena ocasión para ver qué tenía el vino para que lo bendijeran.

Contra todo pronóstico, las caladas que di no me hicieron toser, y me dejaron del mismo humor que tenía antes de probarlo. Ahora ya sé cómo es y sé que no me gusta. Pero me alegra haberlo probado en esas circunstancias, al lado de una de las personas a las que más quiero, lo cual no debería extrañarme en absoluto, poque si algo tiene Kike, es que siempre está ahí, en los momentos importantes, tanto en los buenos como en los no tan buenos.

Y anoche, recordando en la cama todos los detalles de lo que había sido otro día perfecto, me llegó un sms de Kike, que no voy a copiar aquí, pero que me hizo darme cuenta una vez más, de la inmensa suerte que tengo al tener en mi vida a alguien como él.

Para Juanjo y Kike, que me regalaron una vez más una de esas cosas que no pueden envolverse para regalo, he decidido poner todo esto por escrito.

Muchas gracias a los dos. Por todo.

(…)

Comentarios: 45 comentarios

belizondo1 dijo

Es una suerte tener amigos así cerca. Estoy deacuerdo contigo en la lista de cosas para hacer, yo tengo varias que más bien son sueños imposibles, pero chica yo es que soy una soñadora y como ya he tenido un hijo, ya he plantado un árbol y ya he escrito un libro( aunque no está publicado, evidentemente), amor he tenido y he dado para llenar diez vidas, me falta : ser actriz de doblaje en una peli de dibus famosa y cantar en el escenario con un grupo o cantante buenos… ya ves no soy nadie yo teniendo listas de deseos por cumplir. Ayyyyy me olvidaba: poder comprarme una casa en la costa sur de menorca para dejarsela a mi hija de herencia, ale ya está. Ahora que el universo haga su trabajo. Muchos besos hermosa.

07 Septiembre 2007, 18:28
—————————————————————–
blasftome dijo

Hoy, sólo te digo que: “SENTIDAS REFLEXIONES”.
Bueno, un poco más: “Me ha encantado como has disfrutado de tu bañito”.
Y otra cosa, la última: “¡¡¡Cómo quieres a tus amigos!!!.
Ah!!: y un beso.

07 Septiembre 2007, 18:43
—————————————————————–
GatoColchonero dijo

Uffff¡¡¡¡ q ganas me has dejao de playita por la noche (lo malo que me pilla un poco lejos)…
Y me has recordao a mi primer peta jajajaja…

07 Septiembre 2007, 18:56
—————————————————————–
johnny-salomon dijo

Un buen regalo desde luego para tus amigos que no se merecen menos. Enhorabuena por tus letras. En relación a mis deseos, soy un nostálgico. Añoro muchas de las cosas que ya he hecho y solo deseo repetirlas. De las nuevas, pues, me gustaria poder viajar al espacio, o poder eliminar la pobreza del mundo. Pero, bueno, son sueños. Saludos.

07 Septiembre 2007, 19:18
—————————————————————–
Cyrano dijo

Encantadoras y profundas palabras como encantadores y profundos son tus amigos…¡sigamos soñando! a fuerza de soñar vivimos, unas veces cumpliendo nuestros sueños, otras, persiguiéndolos.
Un beso.

07 Septiembre 2007, 19:23
—————————————————————–
Clotilde dijo

jó, pues yo diría, menuda suerte qeu tienes de tener un marido al que no le molesta, importa, jode que te vayas con tus colegas a vivir esos momentos especiales sin él. Y que sea así para los dos, que a tí no te moleste que a él no le moleste. Para mí salir sin mi chico, que es un plasta y siempre me estorba, es un pequeño esfuerzo y me supone como una pequeña traición. NO es que no se deba o no se pueda hacer nada sin el otro pero esa libertad que tú tienes ( que supongo que es porque alguien ha de cuidar a la niña, porque él tiene trabajo, porque tú necesitas más libertad que la media, porqeu……..) yo no la sabría vivir sin culpabilidad.
espero que mi comentario no te haga ni mínimamente sentir culpable, supongo que ya sabrás por qué es y si nos lo cuentas nos haces partícipes. Y eso que yo le digo: bueno, hoy quiero salir y desconectar, no puedo más. Y a la media hora estoy pensando: yo quiero volver con Eduardo , a charlar y comentar la jugada del díaaaaaaa.
por cierto, aún no teniendo nada que ver , espero que no vuelvas a decir que yo os pervierto a las chicas, eh?? que más santa que yo…… también sueño mucho despierta , pero bueno.

En fin, muy bonito post,

07 Septiembre 2007, 19:23
—————————————————————–

kike dijo

Holaa!! 17 picaduras..del tamaño de una moneda de 2 euros..eso no eran mosquitos..Pese a eso, un dia perfecto..:) Aunque se te ha olvidado contar lo cagada que ibas de camino de vuelta al coche por el sendero de la playa…ains.
Espero que te lo pasaras bien con nosotros :-)
El domingo te llamo por si quieres venirte con nosotros a Isla Cristina no?
Bueno un beso, y saludos a todos.

PD:Que conste q leo todos tus post…

07 Septiembre 2007, 19:31
—————————————————————–
… Carlos dijo

He leído tu texto dos veces, una para conocerlo y otra para volverlo a disfrutar.
Coincido en tu lista de cosas que hay que hacer antes de …. para mi la más importante es amar y sentirse amado …. hay otras cosas que querría hacer y tal vez no hice, pero lo pasado ahí queda y otras que ¡ay si pudiera repetiría! como se siente la nostalgia.
Tienes unos buenos amigos (abrazo Kike que acabo de leerte)

De tu baño en la playa ya lo sabía, esta tarde ha llegado a mi mesa un informe fotográfico del evento con todo lujo de detalles, ¿recuerdas a los mosquitos? bueno pues uno de ellos el grandote, el que picó a tus amigos, en realidad era Fernández de la agencia que te ha pillado.

Un besote tan grande como te mereces, entonces gigantesco

07 Septiembre 2007, 20:15
—————————————————————–
Bloody dijo

Beli, cuando consigas lo del doblaje, avisa para que le compre la peli a mi niña y le diga “mira, tesoro, la voz de esa(….) es la de una amiga mía”, vale?
Blas, gracias, y sí, a mis amigos los quiero tanto (espero) como se merecen, pero no me cuesta nada, sólo doy lo que recibo. Y el bañito, de lujo!!
Gato, seguro que tan lejos no está, al menos si tienes mono de playuqui.
Johnny, gracias, espero que a ellos les guste. Y lo de viajar al espacio, igual algún día…pero cuando llegues, mándame una postal!
Cyrano, muchas gracias, contigo siempre tengo la sensación de haber conseguido explicar justo lo que pretendía.
Cloti, para nada me hace sentir culpable. Lo que hice ayer lo volvería a hacer exactamente igual. Supongo que tengo suerte de gustarle a Chema como soy…
Frasier, muchas gracias por no sólo leer un post tan largo, sino encima releerlo. Respecto a Fernández, cuando lo ví, sospeché, pero como no tengo vergüenza ninguna, pensé “a ver si me saca guapa…”
Kike, a tí ya te lo dije anoche en mi sms. Te quiero muchísimo. Todos los días me alegro de que estés en nuestras vidas (incluyo a Chema y a Lizhen).
Besos para tod@s.

07 Septiembre 2007, 20:28
—————————————————————–
Lluís dijo

No he podido llegar antes de que digas, besos a todos y les contestes, ayss me quedo fuera.

Yo como tenía primicia pues qué te voy a decir? Ya sabes que me he alegrado por tí como un amigo más, te he notado máss animada que ultimamente en general y sé que lo de ayer significó mucho, más de lo que aquí dices, así que un besote y sí ves a ver Death proof ue ya te dije que a tí si te gustará jeje, un beso GUAPA (toma mayúsculas!) qué guapa eres! ciao.

07 Septiembre 2007, 20:45
—————————————————————–
Bloody dijo

Que conste que he estado esperándote, pero mira tú por donde, ahora te mando besos para tí solo. Besos.

07 Septiembre 2007, 20:50
—————————————————————–

MaríaJosé GH dijo

Hola Bloody! Fíjate, qué día de playa más bonito! Me encanta cómo te tomas la vida y la manera de contar la tuya. En mi lista de cosas por hacer hay muuuchas también, pero afortunadamente y hasta ahora estoy muy contenta con todo lo que he conseguido. Tiene gracia eso que dices de que después de probar el porro estabas riéndote igual que antes…jejeje… Si es que es lo que digo yo por aquí en Francia y estos franceses no me creen: que cuando vamos por la calle gritando, armando fiesta, jaleo y risas… No… no vamos borrachos.. ¡Es que vamos felices! Me ha encantado tu post. Un besote!

07 Septiembre 2007, 20:57
—————————————————————–
Bloody dijo

Muchas gracias, Mariajo. Ya ves, yo estaba tan segura de que iba a montar el número… pero nada, ni drogá me callo! Un beso.

07 Septiembre 2007, 21:04
—————————————————————–

pat dijo

Me ha encantado. Lo primero por saber cuáles son para tí las cosas que uno no debe perderse en esta vida, lo segundo porque he hecho un repaso y me he sentido afortunada ya que yo ya no me las voy a perder. Lo tercero porque me hará hacer una lista de las mías, aunque como ya he dicho, las gosrdas están cumplidas, quedan los sueños imposibles, y las que si no se hacen pues en fin, no le impiden a uno morirse en paz. Lo cuarto, porque como a Cloti me ha dado cierte envidia tu libertad. Puedo hacer cosas sin él, pero me siento en cierto modo algo culpable. Lo quinto por haber sido una preciosa. Lo sexto, porque me ha dado envidia (sana) tu baño. Lo séptimo…..
Por cierto, a mí los porros tampoco me gustan. Me abrasan la garganta, y salvo raras excepciones en que se me ha soltado la risa (que ya tengo bastante suelta de por sí), me tumban de sueño. Y para dormirme me basto sola….
Bueno, un besazo, y enhorabuena por tu noche.

07 Septiembre 2007, 21:10
—————————————————————–
mar-sanfrancisco dijo

Somos libres con pareja o sin ella , nadie es de nadie, todos tenemos sueños y quien es nadie pare prohibirlos…te felicito….sigue cumpliendolos,un beso

07 Septiembre 2007, 21:37
—————————————————————–
Bloody dijo

Muchas gracias, Pat. Yo supongo que no me dormí de los nervios!… cuando llegué a casa me acosté sin duchar, ea, toda la cama llena de arena…
Mar, como podrás imaginar a poco que me hayas leído, estoy al 100% de acuerdo con lo que dices sobre la libertad.
Besos para las 2.

07 Septiembre 2007, 21:44
—————————————————————–
Odys Guankenobis dijo

Quería decir algo, pero nada se me ocurre… ¿qué añadir que aporte algo a tu escrito? Nada. Si acaso, quizá eso sí, gracias.

07 Septiembre 2007, 21:51
—————————————————————–
JuaNjo dijo

Hola Bloody, precioso post!! La verdad que el lugar fue fantástico aquella playa tranquila y a esas horas de la tarde… una gozada!! Si no fuera por los malditos mosquitos, que por cierto, me acabo de dar cuenta que también se percataron de mi presencia jejeje me hubiese quedado alli para siempre, pero sin lugar a duda lo mejor fue el “momento muelle”, alli tirados los 3 y hablando de nuestras cosas mientras nos fumabamos nuestros porritos hasta las tantas de la noche. Me alegro de haber vivido esos momentos y me alegro mucho de que te lo hayas pasado bien :) Un beso.
PD. Me estoy pensando lo del inglés.

07 Septiembre 2007, 21:53
—————————————————————–
Bloody dijo

Gracias a tí por leerme, Odys. Ya que te pasas por aquí ultimamente, te voy a añadircomo amigo, if you don´t care, of course! Kisses.

07 Septiembre 2007, 21:54
—————————————————————–
Bloody dijo

Hola, Juanjo, se han cruzado nuestros comentarios. Me lo pasé de escándalo. Ya le he comentado a Chema que igual me voy con vosotros a Amsterdam, y me ha dicho que miremos en unos cuantos sitios lo de los billetes, cuando mire precios os cuento y tiramos pa’lla.
Lo del inglés, ni te lo pienses, si tú encuentras tiempo, yo también. Besos, guapo, que me habéis hecho más feliz que qué!

07 Septiembre 2007, 22:01
—————————————————————–
Odys Guankenobis dijo

Thanks, hija de la luna. Viento en popa, y que os lo paséis bomba por amsterdam!

07 Septiembre 2007, 22:16
—————————————————————–
Bloody dijo

Thanks YOU, captain. We’re gonna have great time for sure!!

07 Septiembre 2007, 22:20
—————————————————————–
estupenda dijo

Me gusta como escribes, cuando te leo me parece que estoy en los sitios que describes y me alegro que estés rodeada de gente que te quiere tanto…por algo será.
un beso y sigue disfrutando de la vida.

07 Septiembre 2007, 22:41
—————————————————————–
Bloody dijo

Muchas gracias, Estupenda, eso es justo lo que pretendo, llevaros conmigo adonde voy. Un beso.

07 Septiembre 2007, 22:46
—————————————————————–
gilermez04 dijo

Hola guapa.Acabo de despertarme,fue una noche muy larga.Me gusta lo que escribiste,y que no te veas atada a nadie(aunque estes casada o lo que sea)A mi cuando empeze con los petas,me entaban las risas que mas bien parecia que me hubiese tomado un tripi.Si haceis escala en la Londra,pegame un toque si quieres y nos tomamos algo por aqui.Un beso

07 Septiembre 2007, 23:03
—————————————————————–
clotilde dijo

siempre tengo la sensación de ser el aguafiestas, la de la botella medio vacía. pero tú sabes cómo me gusta leerte y como admiro tu capacidad para contar tus cosas, lo que vives y sientes mejor qeu nadie.y me alegro que a chema le gustes como eres, no es para menos.

08 Septiembre 2007, 00:32
—————————————————————–
mdgozalez dijo

un precioso y romántico relato…un beso

08 Septiembre 2007, 05:34
—————————————————————–
Bloody dijo

Gracias, Lola, lo de “romántico” eres la primera en decirlo, pero me gusta!
Guille, me temo que pillaremos un vuelo directo a Shiphol, ahora que los hay, pero a Londres volveré algún día, y ten por seguro que te daré el toque.
Cloti, ¿aguafiestas?¿tú? para nada, entiendo que cada uno vea las cosas a su manera, de lo contrario sería muy aburrido. Supongo que al decir que estoy casada, todo el mundo da por sentadas unas cosas, que luego resultan no ser así, pero ya nos vamos conociendo, así que no digas tontás, que tú eres una de las que siempre anima el cotarro (al menos aquí, en mi blog) con tus comentarios. Y lo sabes!!… y si no lo sabes, igual es que no me expreso con tanta claridad como creía ;) Te lo diré más amenudo, guapa.
Besos.

08 Septiembre 2007, 10:00
—————————————————————–
José Fernández Marqués dijo

Una vez un irlandés octogenario que se empeñó (y yo le dejé) en invitarme a no sé cuántas pintas en un pub de Londres me dijo que de lo único que se arrepentía en esta vida es de no haber visitado Australia. Ese había sido su sueño y sabía que no iba a tener tiempo de cumplirlo… ASÍ QUE VE A AUSTRALIA!! me dijo… yo me quedo con tu lista de experiencias imprescindibles. Me alegro muchísimo por ti. Parece que fue una de esas noches para recordar. Besitos!!!

08 Septiembre 2007, 13:44
—————————————————————–
Bloody dijo

Qué, José, vas por ahí rompiendo corazones? El indio, el irlandés… qué les das?
Gracias, sí que fue una noche para recordar… Un beso.

08 Septiembre 2007, 14:19
—————————————————————–
Enrique De Haro Gamez dijo

Hola Bloody gracias por tus comentarios sobre mi gatito. He leido Things before i die y me he quedado flipado, sencillamente fantastico.
Me paso una cosa parecida en una montaña que algun dia escribiré aqui.

Enhorabuena por tener un compañero que entiende que te vayas con tus amigos, mi mujer y yo hacemos igual y la sensacion de cariño aumenta, y se que es la mujer que quiero para el resto de mis dias, (de esto hace 18 años ya, yo tengo 42), no importa si se va de fiesta, al cine o con amigos a una playa solitaria, lo importante es la absoluta certeza de para que es cada momento y para quien. Creo que si me faltara mi mujer nunca encontraria una compañera igual.

Besos. Y sigue asi.

08 Septiembre 2007, 17:34
—————————————————————–
Bloody dijo

Gracias, Enrique por tu comentario. Cada pareja es un mundo, aunque creamos que todas son iguales. Lo que pasa es que es más fácil aparentar lo contrario…
Respecto a lo de tu aventura en la montaña… cuenta, cuenta!!
No sabía que fuera tu gato, pero es precioso (sí, esto se lo digo a todos…los gatos). Si quieres conocer a los míos, están en mi post “Bichos y demás parientes”. También son preciosos, ya los verás. Un beso. Nos leemos.

08 Septiembre 2007, 17:57
—————————————————————–
José Fernández Marqués dijo

Amor Bloody, montones de amor es lo que les doy…. oye que no!!! de momento aún no me gustan los hombres pero si me llegaran a gustar… eligiría con más cuidado!!!

08 Septiembre 2007, 17:59
—————————————————————–
Bloody dijo

Jaja, si quieres elegir, yo tengo un amigo que está este año en California, soltero, 44 años, deportista (tableta de chocolate), profesor de insti… vamos, que si te da por hacer la prueba, to’ es hablarlo. Un beso.

08 Septiembre 2007, 18:13
—————————————————————–
… Carlos dijo

No hay dos sin tres, asi que a punto de marcharme he vuelto a leerte y a cada momento me gusta más, es algo que me ha pasado más de una vez con tus escritos, pero como no quiero que pienses que te hago la rosca, quiero que sepas dos cosas:
La primera que las fotos de Fernández las voy a vender a Interviú jejejeje
La segunda que eres una bella persona y te mereces lo mejor y tener una pareja y unos amigos tan estupendos como los que tienes.
He dicho

08 Septiembre 2007, 21:23
—————————————————————–
Benno dijo

Vaya, un par de días sin entrar en el blog y al volver me encuentro con esto… ¡Qué suerte poder disfrutar con tus reflexiones! Solo una cosa (voy a aportar una reflexión propia porque sé que me dejas); te veo muy cerebral con eso de haber esperado a ser consceinte de tus actos y responsable; yo más que una lista de las cosas que quiero hacer tengo una lista de las cosas que ya he hecho y que me han dejado un poso especial, algunas muy meditadas y organizadas y otras absolutamente al vuelo y sobre la marcha, pero que dejan un sabor de boca increible. Que duermas bien (al menos, mejor que ayer, jejeje…)

08 Septiembre 2007, 22:47
—————————————————————–

clotilde dijo

al hilo de lo que dice bvarcimboldi, se me ocurre una reflexión a mí también. es curioso como lo que para unos es “una cosa que siempre a querido hacer pero no ha tenido ocasión”, para otros no es tabú, lo hace sin pensar, se deja llevar y en cambio lo que para la primera persona es un derecho dado, para la segunda hay que hacer un gran esfuerzo para alcanzarlo,. me dan ganas de decirte eso de “los porros no te gustan… eso es que lo has probado poco, pequeña” , pero es una estupidez, es mejor que no haya cosas que no sirven para nada que te gusten que que sí, si sin ellas ya eres capaz de ser feliz. pero también es curioso que otras personas cerebrales y controladoras como yo, que saben irse a casa a horas tempranas porque al día siguiente tienen que estar bien, sí sean capaz de dejarse llevar ( me ha costado mucho, a mí los porros me han producido efectos nefastos, me dormía, me mareaba, etc) y en cambio ahora debo estar vieja o era la isla pero me sentaron de miedo. Y en cambio me pasa como a Pat, en la vida cotidiana hay tantas cosas que me separan de mi pareja que me da miedo, pudor, pereza, no sé qué más, inventarme otras en las que él no esté. Que´bonito que seamos todos libres de formas tan diferentes. no?

08 Septiembre 2007, 23:51
—————————————————————–
Bloody dijo

Cloti, tienes razón, supongo que para mí, viajar sola, probar un porro con mis amigos, o ir al cine sín Chema, no son más que pequeñas cosas que me hacen sentir que tengo un espacio propio, que por otro lado necesito. Un beso, guapa.
Benno, gracias, creo que hoy voy a caer rendida, acabo de llegar del cine, y mañana voy a llevar a Lizhen a ver Doraemon (maldito sea Nobita) y luego puede que me vaya a Isla Cristina. Pero no te preocupes, que hoy no he puesto ningún post, no te voy a mandar deberes para el fin de semana. Un beso.
Frasier, muchísimas gracias por lo que me has puesto. Pero si te dan algo por las fotos, me tienes que invitar a algo!! Un beso igual o más grande que el que tú me mandas.

09 Septiembre 2007, 01:05
—————————————————————–
el-amor-era-esto- dijo

Ummm, creo que el problema es que siempre esperamos hace cosas especiales, y quizás deberíamos disfrutar las cotidianas, con esa maginficación de algunos momentos se tiende a infravalorar otros.

Por cierto, no digas la edad!, pero si tienes razón en algo, en la necesidad de una lista de obejtivos en la vida para alzancar la felicidad, luchar por ellos, sin olvidarnos de disfrutar durante el intento.

Besos abra(z&s)dos si me los consientes of course!!

09 Septiembre 2007, 13:18
—————————————————————–
Bloody dijo

El-amor-era-esto, yo intento disfrutar cada momento, te lo aseguro, y cada vez me va saliendo mejor. La edad?? bueno, son los que tengo…
Los besos te los acepto encantada. Uno para tí.

10 Septiembre 2007, 15:09
—————————————————————–
la-montsehv dijo

genial¡¡¡¡maravillosamente escrito¡¡¡¡besos

13 Septiembre 2007, 13:47
—————————————————————–
la-montsehv dijo

me olvidaba…también tengo cosas pendientes en el tintero, por ejemplo conocer a gente de “la comunidad”, como tu…¡

13 Septiembre 2007, 13:48
—————————————————————–
Bloody dijo

Muchísimas gracias, Montse, me alegra que te hayas pasado por aquí. Un beso.

13 Septiembre 2007, 14:08
—————————————————————–
jomvese dijo

‘Nadie debería morirse sin saber que al menos una persona se ha enamorado de ti’ Me parece muy bien como deseo pero la capacidad de enamorar a los demás suele quedar fuera del alcance de uno, al menos del mío. Puedes ser consciente de que gustas pero ¿qué puede uno hacer para conseguir que otra persona se enamore de ti? Claro que hay mil casos y situaciones pero me temo que entregaré la cuchara sin cumplir este punto y muchos otros tampoco lo cumplirán.

Por lo demás, apruebo raspado. Claro, que he visto muchas más veces el mar que he hecho el amor y preferiría que fuera al revés. Pero vivo en ciudad con mar. :)

13 Septiembre 2007, 14:12
—————————————————————–
Bloody dijo

Querrías que fuera al revés? Y qué haces aquí blogeando??? Que pa’ luego es tarde!! Es bromita, me alegra que me hayas agregado, pero eso de que no puedes hacer nada para que se enamoren de tí… simplemente atreverte a arriesgar, abrirte, y lo demás suele venir rodado. Un beso.

13 Septiembre 2007, 14:20

Escrito por: Bloody el 10 Ago 2007.

Suerte (mala) es tener una enfermedad crónica que se reactive con el sol.

Suerte (buena) es tener un amigo de 20 años que te regale una tarde-noche de Agosto, en la que podría estar haciendo un millón de cosas o simplemente rascándose los huevos, para que tú puedas pisar la playa.

Yo tengo Suerte. Tengo la suerte de que la mayoría de las personas que entran en mi vida, se queden en ella. Tengo la suerte de que Kike sea una de esas personas. Y tengo la suerte de darme cuenta de ello (que no es ninguna tontería).

La última vez que pisé la playa ni siquiera lo hice descalza, fue en invierno de 2004, en Den Haag (La Haya, vamos) con mi amigo el protestón. Recorrimos el paseo marítimo y bajamos a la arena sólo un momento, para acabar nuestra pequeña excursión en un bar de Karaoke (!!!).

Hay personas que saben disimular su estado de ánimo. Yo no. A mí cualquiera, me conozca de años o de una hora, puede leerme la alegría, la tristeza, la preocupación, la ilusión, el miedo… no puedo evitarlo, así que tampoco lo intento. Ayer por la tarde yo no era yo, era un flan de huevo en un plato…

Aún así, cuando por fin Kike me dió un toque para que bajara, me calcé una sonrisa de oreja a oreja, pillé la bolsa de la cámara, me despedí de Chema y de la niña, y como hay pocas cosas tan contagiosas como una sonrisa sincera, nada más llegar se la pegué a Juanjo y a él (Juanjo es el mejor amigo de Kike, un niño lindísimo que me echaba veintitantos años, jeje, y dueño del coche en el que íbamos). Una vez en marcha, recogimos a Rebeca, amiga (ó más bien “amiga”) de Kike, y pusimos rumbo a la playa.

A mí el coche (no el de Juanjo, cualquiera en el que yo vaya) me da pánico, y el viaje de ida se me hizo eterno. Tardamos 2 horas (de autopista la mayoría) en llegar a Bolonia, y cuando aparcamos comprobamos que los demás coches ya se iban. En la playa quedaba poca gente. No sólo era tarde, además el cielo estaba encapotado.

Y ahora viene lo difícil. Intentar que quienes leáis esto os hagáis una idea de lo que sentí cuando vi el mar, cuando olí la sal en el aire, cuando metí los pies en la arena.

Me parecía estar viviendo aquello a cámara lenta, mientras los demás se movían a mi alrededor con normalidad. Kike se volvió y, sonriendo, me dijo algo… pero si lo escuché y si le contesté, eso no lo recuerdo. Me quedé allí, de pie, hundiendo mis pies y sintiéndome la persona más afortunada del mundo. Los demás me observaban, pero mi mirada estaba fija en el mar, que ese día era mío. Me acerqué a la orilla. El mar era una balsa. Ninguna ola me impidió el paso. El agua estaba fría, y el cielo, gris y apagado, se reflejaba en ella volviéndola oscura. Juanjo y Rebeca se quedaron en la orilla. Kike me acompañó durante unos minutos, pero lo relevé de su cargo porque estaba helado. A mí, que soy de naturaleza friolera, me pareció que el agua estaba simplemente perfecta, aunque mi pecho no opinara lo mismo. No sé cuánto tiempo me quedé allí, compartiendo aquel mar tan sólo con un hombre que estaba a unos 200 metros. Cuando salí pensé “tu sigue aquí, que yo volveré uno de estos días”.

Estuvimos sólo 3 horas, charlando de esto y aquello, de primeras impresiones, de relaciones, de amor, de desamor, de sexo, de viajes, de “Juanjo, tú no escuches a estas dos, que son iguales… unas liantas”. Cuando anocheció la playa estaba desierta (el sol bañaba tu piel…) y la oscuridad se tragó al mar, a las montañas, y de repente ni siquiera distinguíamos las siluetas a un metro de distancia…

Luna nueva.

Escuchamos ruido en las papeleras cercanas, y pensamos que serían unos perros que habían estado rondando cuando sacamos los bocatas. En la vida hubiera imaginado que se tratara de 3 caballos, a los que no ví sino a través de una penosa foto hecha en modo nocturno. Cuando el frío empezó a colarse entre la ropa, levantamos el campamento, y nos dirigimos a tientas hacia el coche. Pasamos rozando a uno de los caballos, que parecía negro, y me despedí de Bolonia para mis adentros, con una sonrisa que nadie vió.

El camino de vuelta se me hizo cortísimo. A pesar de la vaca que se interpuso en nuestro camino y que casi nos cenamos. A pesar de la música (que no entendía). A pesar de mi miedo a viajar en coche.

Cuando llegué, a eso de la 1, y Chema me preguntó, bueno, qué tal?, le respondí, mañana te cuento…

Quería quedarme un poco más dentro del agua, dejar un poco más mis pies en la arena, oír un rato más el rumor del mar, sin olas, sobre la orilla.

Recordar la suerte que tengo.