counter for wordpress
(parafraseando a Dora la exploradora…)

I DID IT¡¡¡

Por una vez he empezado algo y LO HE ACABADO¡¡¡¡

Todavía no me lo puedo creer… 😀 😀 😀

Repelente. Podías haberla hecho hace 20 años” (<– supongo que es el modo que tiene mi hermano de decirme que está orgulloso de mí, jeje).

Pues sí. Puede. Pero entonces no sería yo.

Gracias a todos los que me habéis animado, aguantado y (directamente) sufrido a lo largo de estos 4 años de melodrama constante 😎 . Gracias por no dejarme tirar la toalla.

counter for wordpress“La vista global presenta características como solidez, dureza, el de ser centrípeta, así como el de ser vista. La proximidad del ser humano con el globo es casi imposible de alcanzar, a menos que escapemos de dicho sistema, como con los astronautas. Mientras que la vista esférica presenta características de vacío y transparencia en el símil con la esfera de cristal, suave y centrífuga. A diferencia de la figura de globo, la esfera es percibida gracias a la experiencia de estar dentro del planeta Tierra. Mientras el globo puede ser conocido por medio de la vista, la esfera se percibe como tal por medio de la audición” (fuente este blog)

Una de las cosas que peor he llevado a lo largo de estos 4 años de carrera ha sido el encorsetamiento al que muchas asignaturas / profes someten al alumnado, desde tipo de letra hasta extensión máxima y mínima (sin olvidar la mierda de trabajos en grupo).

Por supuesto, habrá a quien le vaya que le digan constantemente qué hacer y cómo hacerlo, sin necesidad de recibir muchas explicaciones (en el mundo del porno creo que ese modo de relacionarse tiene hasta nombre 😎 ). Y me parece genial… solo que no es mi caso, y a ratos ha sido realmente difícil de llevar.

Este último semestre, sin embargo, ha sido un caramelo en muchos sentidos. Por un lado, los profes, dos concretamente, que me han tratado conforme a la edad que tengo y no como a una niña de teta. Por otro, la libertad que he tenido a la hora de escribir sobre temas que me interesaban: bichos, sexo, cine…

Sin ir más lejos, he tenido la inmensa suerte de escoger (más por el horario que por otra cosa) una asignatura en la que, básicamente, se nos ha pedido que fuéramos creativos: hacer críticas de pelis, escribir un ensayo sobre lo que nos diera la gana, colgar fotos en Flickr y ponerles texto.

¿Qué tipo de fotos? 

Las que sean.

– Y el texto? Extensión mínima? Máxima? Temática?

Libertad absoluta. Lo que os diga la foto.

Llegados a ese punto de la conversación, imagino que yo debía estar babeando como Homer cuando vio la gominola de la Venus pegada al culo de la babysitter. Libertad absoluta… ahhhhhhhhhhh.

 De verdad podemos escribir sobre lo que queramos?

– Sí.

Ahhhhhhhhhhhhhhhhh…….

Así que eso hice. Escribir desde lo que, según mi profe, es una mirada esférica del mundo que me rodea. Que no sé si será bueno o malo, pero es lo que hay porque yo no sé escribir de otra manera.

(…)

Y por si el tema de las fotos fuera poco regalo, una de las pelis a analizar era nada menos que ‘Lost in Translation’.

Personalmente, escribir sobre pelis que me gustan, incluso sobre pelis que no, es fácil. Escribir sobre una de las pelis de tu vida es más jodío.

El caso es que ya que he tenido que hacerlo sí o sí, aprovecharé para colgar una entrada sobre ella. Una opinión desde mi mirada esférica. Desde mi yo como centro. Vacía y transparente.

counter for wordpress
.Apenas 4 semanas de clase – las prácticas las he acabado (por fin¡¡¡¡)- y me despediré del edificio 14 y de ese alfeizar donde suelo sentarme a esperar y observar a la gente…

Ahora toca centrarse y echar el resto – aunque sea de aquella manera- en el millón de trabajos que me quedan; y cuando los haya acabado todos, estudiar para el último examen de la carrera, Ética, que será el próximo 26 de junio. Yuju.

Y a cruzar los dedos…

Wish me luck¡

 

(si queréis descargaros esta coplilla o saber de qué va la letra, ya sabéis).

counter for wordpress

“En una mirada, en una caricia, puede haber más sexualidad que en un mal polvo” (mi profe de psicopatología).

Miércoles, 6 pm. De mesa en mesa recorro el pasillo durante este ratito perdido entre Gestión y Justicia. Camino de la tienda de chuches voy parándome aquí y allá, uniéndome a la charla de turno…

Mi cabeza va por libre así que pongo el modo automático y sonrío.

… hablamos de nada en particular, de que a ver si quedamos, de que qué mierda de curso está siendo éste…

Al final esta noche he quedado con las niñas. Y no soy yo muy de bares, menos entre semana, pero hoy me he levantado con una sed que me bebería hasta el agua de los charcos.

…de lo mal que llevamos algunas el trabajo de psicopato. Yo aun no lo he empezado…, comento. Y te va a dar tiempo?, pregunta alguien. Pues iré justita, como siempre, pero aun me queda todo el finde El finde? si hay que entregarlo este viernes… por el tono me doy cuenta de que no está bromeando.

Al parecer me he debido equivocar con las fechas. No era para el 20. Es para el 14. Pasado mañana.

Y de repente, las ganas de salir, las bromas y todo lo demás se me caen a los pies. Y estas ganas de llorar que llevo aguantándome desde el martes amenazan con salir aquí y ahora. Y sé que todo esto no es sólo por el trabajo…

Respiro hondo y me doy 5 minutos. La ansiedad es adaptativa, o eso al menos dicen mis apuntes.

Finalmente logro poner un mínimo de orden en mi cabeza. Hago una llamada y anulo las prácticas de mañana y pasado. Luego me siento en una de las mesas y me pongo a hacer un esquema de cómo voy a organizar el trabajo con el tiempo que tengo.

A mi derecha una lucecita roja parpadea. Leo los mensajes para que deje de parpadear pero no contesto. Guardo el móvil en mi mochila y vuelvo a mi esquema hasta conseguir llenar un folio con buenas intenciones.

Con la conciencia un poco más tranquila, decido que ya seguiré agobiándome mañana. Que esta noche como no hay dios que me voy de copas. Pa’eso soy cigarra. Y que me quiten lo bebío, que diría el Escocés.

(…)

Jueves, 8 de la mañana. Que la gente no cambia, asegura el Escocés durante nuestra charla-de-cafetera. Y parte de razón no le falta, supongo. Como comentaba con L., el adiestrador de Brownie, el otro día, los que somos así – como él, como yo – nos pasamos media vida conteniéndonos y la otra media desbocaos. Y al final es una mierda hagas lo que hagas: si te contienes, porque no eres tú; y si eres tú… pues eso.

Cuando el Escocés y mi hija salen por la puerta me endiño un Red Bull y me pongo a escribir.

10.50.  Mi móvil suena impaciente desde el bolsillo de mi mochila. Descuelgo de mala gana esperando que no sea mi padre. Lo último que necesito ahora mismo es que me distraigan.

Al otro lado, L. me cuenta que ha llegado un poco antes, por si Brownie y yo queremos ir bajándonos…

Mierdamierdamierda. Se me ha pasado por completo anular la clase… Joder¡ Me disculpo un millón de veces, al más puro estilo japonés. Luego llamo al Escocés. Si hay alguien que puede saber dónde he dejado mi cabeza es él…

Nada más colgar me pongo un café, pa’bajar el Red Bull de antes, y sigo a lo mío. No hay tiempo para reescribir, así que elijo las palabras cuidadosamente:

“Según la definición del DSM-IV, la ansiedad es una anticipación aprensiva de un peligro o desgracia futura acompañada de un sentimiento de malestar o síntomas somáticos de tensión”.

Acostumbrada como estoy a escribir con agua y limón, hacerlo para que se entienda me cuesta horrores…

20.34 “¿Te importaría mirar tu correo? 😀 ”  Sigo sin estar de humor, pero entre que el wasap me pilla haciendo un descansito y que tengo la fuerza de voluntad de un helecho… Me meto en gmail y echo un vistazo. Y de buenas a primeras, sin comerlo ni beberlo, me encuentro saliendo de un DeLorean en pleno año 91 (como poco).

Y aunque aun me queda medio trabajo por hacer y las distracciones no son bienvenidas en este momento, sonrío por primera vez en lo que va de día. Y eso que, sabe Paco, no era asín como había imaginado perder esta tarde de jueves.

(…)

Viernes, 3.45 pm. Con mi trabajo sobre la ansiedad en la mochila, Mikel Erentxun colándose por mis cascos y mi paraguas transparente preparado para una emergencia, salgo del metro.

UPO - salida metro-001

Y pienso en el Flaherty, que ya no existe, y en todas esas pelis que jamás iré a ver… 

Luego me fijo en el cielo encapotado, el verde del descampado y los árboles al fondo… y probablemente nada de esto me habría parecido tan bonito hoy si ayer no me hubiera pasado el día entero escogiendo 2.000 palabras.

Entonces le doy la vuelta y me doy cuenta de que tengo un trabajo menos del que preocuparme, que el 20 nos vamos a ver a Kiko Veneno, y que todo eso de las miradas está la mar de bien pero lo que yo necesito esta noche es no dormir sola.

Rompe a llover. Decido no abrir el paraguas…

Éste es mi cole.

Bueno, al menos la parte más bonita

los gatos achampiñonados, los árboles a medio desnudar, la niebla de por las mañanas…

Estos días andaré por allí a ratos.

5 exámenes en 2 semanas.

… y no llevo bien ninguno

(aunque nadie se lo crea)

(…)

Y mientras le doy el último repaso al que estaré perpetrando dentro de unas horas, preguntándome quién me mandaría a mí meterme en obras, me doy cuenta de que, por más que me pase el día rajando de lo mal que funciona todo por allí, mas pronto que tarde lo estaré echando de menos…

Esta mañana, haciendo balance de lo que ha sido este año, me he dado cuenta de que los 6 primeros meses no hice otra cosa que dejarme llevar: estudiar, hacer trabajos, subir alguna coplilla a este blog de vez en cuando…

Y no me fue nada mal, la verdad. Saqué 2º limpio y con nota, le di cerrojazo a esto y cuando llegó el verano me dediqué a ver series y a hacer punto de cruz. Todo muy correcto y muy comedido, como yo 8) .

Hasta que a principios de agosto mi lobo se despertó y empezó a pegar bocaos otra vez.

No podía haberlos dado en julio, que tenía la revisión anual de colagenosis, noooo. Ni en septiembre, que mis médicos hubieran vuelto ya de vacaciones. Tuvo que elegir el mes más largo del año…

Ni que decir tiene, eso me jodió lo que quedaba de verano.

Primero, las clases de lengua de signos…

Justo cuando había encontrado una profe que viniera a enseñarme a casa, con las ganas que tenía de aprender, y cuando había convencido al Escocés pa’que se apuntara conmigo (y así tener alguien con quien practicar), mi lobo me mordía las manos… y así empecé, hablando lengua de signos con acento.

Después, la escapada a Sintra…

Tras todo el año sin ir a ninguna parte, la idea era poder pasar unos días con Nacho en algún sitio bonito, salir a cenar,  hacer fotos…. E ir, fui, pero estaba tan cansada y me encontraba tan mal que lo único de lo que tenía ganas era de volver a casa y meterme en la cama.

Así, con septiembre a la vuelta de la esquina, mi primera opción obviamente era tirar la toalla, no matricularme… ¿cómo iba a coger apuntes si ni siquiera podía abrir la mochila yo sola?

Afortunadamente los amigos a los que les mojé el hombro, lejos de compadecerme me dieron un capón y, armados de paciencia, me explicaron por qué mi primera opción era una gilipollez: si me matriculaba y la cosa iba a más y veía que no podía seguir, siempre podía dejarlo; pero si no me matriculaba y luego me ponía mejor, iba a estar arrepintiéndome todo el año…

Al final les hice caso, no muy convencida, y eché la matrícula.

Y contra todo pronóstico, igual que se despertó, mi lobo se volvió a dormir. Y aunque el pelo se me sigue cayendo a manojos (no sé ni como me queda aún) y uno de mis dedos sigue hinchado desde verano, en el fondo no me ha venido mal verle las orejas.

Ahora estoy en 3º (quién me lo iba a decir¡). Y he sacado una plaza de alumna interna. Y en un par de meses empezaré las prácticas en el Virgen del Rocío (por fin¡¡¡).

Y aunque me queda poco tiempo para estudiar lengua de signos, lo sigo intentando (aunque ya  no pueda echarle la culpa a mi lobo de mi acento)

Y en una semana me voy a Bilbao, a desconectar un poquillo y a recuperar todas esas noches que he pasado sola en lo que va de curso (que han sido unas pocas). Y si me queda tiempo, a tirar unas fotillos, por qué no 😉 .

Y como en poco más de un mes empiezo los exámenes y andaré más perdida aún de lo habitual, quería aprovechar este huequito para agradecer a todos los que se den por aludidos (ell@s sabrán quiénes son) los ánimos, la paciencia, los mails (sobre todo los que he dejado sin responder), las llamadas, las coplillas y los pequeños gestos.

Y a los que no se den por aludidos, feliz jalogüen también 😀 (que no se diga¡)

‘Till the end of Time’ / DeVotchKa (B.S.O. ‘Little Miss Sunshine’).

[audio https://laquevuela.files.wordpress.com/2008/06/devochtka-till-the-end-of-time.mp3]

You can’t live your life on your deathbed
And it’s been such a lovely day
Let’s not let it end this way

No puedes vivir tu vida en tu lecho de muerte
Y ha sido un día tan hermoso
No dejemos que acabe de esta manera…

(para leer la traducción entera y/o descargaros la coplilla, pinchad aquí)

counter for wordpress

Parecía que no fuera a acabar nunca este cuatrimestre… o tal vez sólo me lo parecía a mí, por aquello de que no las tenía todas conmigo sobre si llegaría hasta este punto.

Peeeero… aquí estamos, a 15 horas del último asalto, pensando que mañana, cuando me levante, será viernes. Y que este finde no tendré nada que hacer… 😀 .

Nada, salvo jugar al Cluedo con Paula & company, ver alguna peli en el cine y despedirme de Nacho, que vuelve a irse una semana sí y una no (aunque no me quejo, por primera vez, ha estado para mi cumple).

Y luego quién sabe, lo mismo planeo alguna escapadilla pa’ver a los amigos. Hace demasiado tiempo que no cojo ningún tren.

Pero eso será a partir de mañana. De momento, esta noche me voy a la cama con la sensación de que, después de todo, este cuatrimestre tampoco ha estado tan mal…

(…)

Esta coplilla me encanta. Es un poco lolailo, lo sé, pero a mí es la que más me gusta de esta BSO; no pongo de quién es porque no he sido capaz de averiguarlo (y no será que no he buscado…)

Pd. … lo que no se me había ocurrido era mirar directamente en los títulos de crédito de la peli, que la tengo desde que era chica.

Pues resulta que es de un tal John Lane, aka ‘el pollito de California’ (me quedo más tranquila, si llega a ser de Pitingo habría tenido que cortarme las venas). Por lo visto, llegó a España con 19 años para ver las cuevas del Sacromonte, en Granada, y debieron parecerle mu’bonitas, porque tiene 50 tacos y por aquí sigue.

Yo, como nunca he estado…

 

‘Por la mañana’  / El pollito de California (BSO ‘En la ciudad’).

‘Por la mañana’  / El pollito de California (BSO ‘En la ciudad’).

Por la mañana
Te vi pasa’ pa’bajo
Y tú
Me miraste a mí.

El sol
aún brillaba
en tus ojos
Y yo
Temblando, no sé qué sentí.

Y los recuerdo’
De la alegría del amo’
A veces compensan
Por lo que queda de dolo’.

Y recuerdo
Pues el día que
Que yo te vi
Por primera vez.

Por la mañana
Te vi pasa’ pa’bajo
Y tú
Me miraste a mí.

El sol
aún brillaba
en tus ojos
Y yo
Temblando, no sé qué sentí.

(*) Más coplillas pinchando aquí.