counter for wordpress
Hace un rato que habrá acabado la clase de los martes, ésa a la que dejé de ir hará cosa de un mes, y no porque no me interese…

(…)

Lunes. 3ª hora, Antropología. La profe, tan moderna, tan cool, tan antropóloga, nos informa, como quien no quiere la cosa, de que el trabajo que teníamos que entregar para el día 13, ahora hay que entregarlo el 2.

Para más inri, 2/3 partes de la clase tienen a su profesora de práctica de baja y la facultad no pone un sustituto, con lo que sus alumnas se quedan sin tutorías antes de la entrega. Aunque a mí no me afecta, me parece de lo más injusto y al acabar la clase le pregunto sobre el porqué del cambio.

Hemos pensado que pediros la entrega el día 2 es mejor para vosotros- dice dando el tema por zanjado.

Si hay algo que no puedo soportar en esta vida es que me meen encima y quieran convencerme de que está lloviendo…

Pensáis mucho por nosotros...

Mi tono no debe gustarle, así que me da la espalda con un ‘vale, lo que tú digas’ y sale de la clase. Salgo tras ella y aclaramos nuestras posturas, civilizadamente, en el pasillo.

Luego vuelvo a clase, a mi sitio, primera fila, en la esquina, sabiendo que estoy a punto de romper a llorar allí mismo. Con lo mal que llevo yo eso de llorar en público.

Abro el cuaderno y la pluma y apoyo la cabeza en la mano izquierda dispuesta a coger apuntes. Intento no pensar en nada, sólo escribir. Y lo hago, solo que la tinta no deja de correrse al paso de mi pluma…

Al acabar Política queda aún otra hora y media de práctica, así que aprovecho los 5 minutos de descanso para salir a que me dé un poco el aire.

Necesito estar sola, sacar lo que me quede dentro sin que nadie más se acerque a preguntarme por qué lloro.

Por qué lloro? podría decir que por una discusión en un pasillo… pero en el fondo sé que eso no ha sido más que la excusa para empezar.

Entonces me cruzo con alguien que al verme no dice nada, sólo me da el abrazo que llevo necesitando toda la tarde…

(…)

Los lunes suelen pasarme por encima como una apisonadora y el de ayer lo hizo a conciencia.

Por suerte, al llegar a casa, Paula, a la que no había visto desde el desayuno, tenía mucho que contarme. Cosas importantes. Habían tenido una excursión y uno de los chicos de su clase le había regalado un dibujo lleno de corazones.

Y aunque esta mañana me siento como uno de esos dibujos animados que se levantan del suelo finos como una hoja de papel, al menos me queda toda una semana antes de enfrentarme al próximo lunes.

Quién sabe, lo mismo uno de estos días encuentro el modo de plantarle cara…

counter for wordpress
‘Y, con cuidado, detuvo el Tiempo durante todo el tiempo que lo deseó’ (Seda / A. Baricco)

Levantarte a las 7, meterte en la ducha dormida, entrar en el metro de lado y llegar a clase para darte cuenta- tras 20 minutos de paciente espera – de que tu profesor no va a venir, quizá no sea la mejor forma de empezar el día.

Claro que podría haber sido peor, me digo…

El Furby podría haber venido. Y yo habría tenido que oír su ceceo durante hora y media sin poder apartar la vista de esas enormes orejas peludas que tanto asco me dan.

O podría haber avisado. Y yo no habría llegado tan temprano. Y me habría perdido la niebla y las luces amarillas y la hierba cubierta de rocío y las hojas, atrapadas finalmente en montones mojados junto a los árboles.

(…)

Hace un año por estas mismas fechas mi única meta era acabar primero. Este curso me doy con un canto en los dientes con llegar al jueves sin haber tirado la toalla.

Y a veces pienso que si no fuera por estas mañanas en las que consigo, de alguna manera, detener el tiempo y caminar sin prisa y observar todas las cosas bonitas que me voy encontrando y esperar… hace un mes que lo habría hecho.

(…)

Pd.- Sí, por fin me lo he leído. Y me ha encantado. Un beso, Abu.

(…)

Añado este vídeo que Jotapé ha intentado dejarme en un comment, y no hay manera de que salga…

counter for wordpress
Esta semana, entre otras cosas, le he dicho en petit comité a una de mis profes que el mandamás de mi facultad, llamémosle Furby (para más señas, el que me da las prácticas de su asignatura), me parece un prepotente y el típico trepa que está en la uni sólo para politiquear.

Ah, sí, y que su libro -el que hay que estudiarse para el examen- es una Mierda (de perdidos…)

Menos mal que pude contenerme y no le dije a las claras que me parecía un gilipollas con papeles de La Junta… debo estar madurando 8)

Pd.- diosmío, me voy a quedar en segundo para siempre¡ y yo que estaba convencida de que había cambiado una barbaridad en estos últimos meses… peeeeeero, se ve que no.

Ppd.- Muchísimas gracias, Jotapé, por esta nueva sugerencia. Cuanto más la oigo, más me gusta.

Pppd.- Sí, lo sé… ésta es la quinta coplilla que posteo hoy. Ya que no tengo el chichi pa’farolillos, al menos que la música no falte.

‘Special’ / Garbage.

‘Special’ / Garbage.

I’m living without you
I know all about you
I have run you down into the ground
Spread disease about you over town

Vivo sin ti
Lo sé todo sobre ti
Te he bajado del pedestal
He extendido rumores sobre ti por todo el pueblo.

I used to adore you
‘Cos I couldn’t control you
There was nothing that I wouldn’t do
To keep myself around and close to you

Yo te adoraba
Porque no podía controlarte
No había nada que no hubiera hecho
Con tal de mantenerme cerca de ti

Do you have an opinion?
A mind of your own?
I thought you were special
I thought you should know
But I’ve run out of patience
I couldn’t care less

Tienes alguna opinión?
Alguna idea propia?
Pensé que eras especial
Y creí que deberías saberlo
Pero se me ha acabado la paciencia
No podría importarme menos

Do you have an opinion?
A mind of your own?
I thought you were special
I thought you should know

Tienes alguna opinión?
Alguna idea propia?
Pensé que eras especial
Y creí que deberías saberlo

I used to amuse you
But I knew that I’d lose you
Now you’re here and begging for a chance
There’s no way in hell I’d take it back

Solía divertirte
Pero sabía que te perdería
Y ahora aquí estás, suplicando otra oportunidad
Pero por nada del mundo volvería a lo de antes

Do you have an opinion?
A mind of your own?
I thought you were special
I thought you should know
But I’ve run out of patience
I’ve run out of comments
I’m tired of the violence
I couldn’t care less

Tienes alguna opinión?
Alguna idea propia?
Pensé que eras especial
Y creí que deberías saberlo
Pero se me ha acabado la paciencia
No me queda nada que decir
Me he cansado de las broncas
No podría importarme menos

I’m looking for a new
I’m looking for a new
I’m looking for a new
I’m looking for a new

Estoy buscando algo nuevo

We were the talk of the town
We were the talk of the town
We were the talk of the town
We were the talk of the town

Fuimos la comidilla del pueblo

I thought you were special
I thought you were special
I thought you were special
I thought you were special…

Pensaba que eras especial…

(*) Más traducciones pinchando aquí.

 

Aclaraciones sobre la traducción.

En principio había traducido ‘I have run you down into the ground‘ como ‘Te arrastré por el barro’ (me he dejado llevar por el espíritu de la coplilla, me temo…).

Por suerte, mi colaborador está en todo y me ha sugerido lo siguiente (cito textualmente):

Te he bajado a tierra’ ( lo tenía idealizado …ahora lo puso al nivel del piso, pero no estoy seguro … intuyo que va por ese lado )

Después de leerlo me he dado cuenta de que tiene más razón que un santo, así que he decidido poner esta expresión, que viene a ser más o menos lo mismo: ‘Te he bajado del pedestal‘.

Thanks one more time, tú 😉

counter for wordpress

La cosa es que hace apenas 2 semanas, con el curso aún por estrenar, mis propósitos no sólo eran buenos, eran inmejorables: dormir 8 horas al día (a ser posible seguidas y por la noche), sustituir el Red Bull del desayuno por leche de soja con cereales, café y zumo natural recién licuado, llegar al cole con actitud positiva, pasar a word los apuntes de cada día al llegar a casa y /o leerme lo que hubieran subido a la (puta) webct (deloscojones), y ya que estábamos, dejar de fumar (sí, lo de dejar de fumar, teniendo en cuenta que nunca empecé, supongo que mucho mérito no tiene, pero así me aseguraba de cumplir, al menos, un 20% de mis objetivos 😀 )

(…)

Dormir 8 horas. Eso debería ser fácil, al menos a priori: sabiendo que a las 7 te tienes que levantar, te vas al sobre a las 11 (a las 10 si tienes el cuerpo pa’jotas), y hala, a despertarte fresca como una rosa.

Con lo que no había contado yo es con que fueran a alquilarle el piso de arriba a un puñado de franceses fiesteros. Ni que éstos fueran a llegar de juerga -entre semana- a eso de la 1 y, con las ventanas par’enpá (que decimos aquí), fueran a dedicarse a comentar a voz en grito las mejores jugadas -imagino, porque sigo sin saber francés-, risas y carcajadas incluidas, despertándome de mi primer y profundo sueño.

Ni que decir tiene, tras levantarte a cerrar a golpes las 5 ventanas que dan (todas) al patio interior y bajar ruidosamente (lenguaje universal) la persiana de la única que no tiene plantas, lo último que puedes hacer es volver a coger el sueño. En vez de eso, te quedas mirando al techo (aunque con la luz que entra por el patio interior podrías incluso coger un libro y ponerte a leer), calculando para tus adentros con qué podrás hacer más ruido para despertarlos a todos de aquí a un ratillo…

7 o’clock. Tras meterte el correspondiente chute de Red Bull y hacer recuento de todas las ideacas que recuerdas, te pones a subir persianas (a bajarlas, a subirlas otra vez…), a sacar el lavavajillas (alguna vez tenía que ser la primera), a buscar alguna coplilla movidita en tu móvil (difícil, pero no imposible) e incluso a silbarla mientras te duchas, hasta que escuchas cómo se cierra de golpe la primera ventana del piso de arriba. Luego agarras la mochila y, tras un elegante portazo, te vas al cole respirando despacio y repitiendo tu nuevo mantra:

Actitudpositivactitudpositivactitudpositivactitudpositiva…

Entras en el metro, que por supuesto va hasta la bola. A un lado, señora mayor apestando a perfume. Te vuelves ligeramente y coges aire. A otro, chica joven haciendo equilibrios para no caer sobre ti. Primera curva y primer empujón. Seis paradas más y podrás respirar- te dices mientras intentas recordar qué cojones habías fumado cuando decidiste venir a esta universidad en medio de un descampao, a tomar por culo de todo.

Sales del metro y el sol de las 8.30, que no quema pero molesta más que un deo en el ojo, te da de frente. Caminas dejando a un lado los hierbajos secos y la señal de ‘Prohibido arrancar la hierba. Vegetación protegida’. Juas juas. Si es que te tie’s que reír… 8)

8.55. Llegas a clase dispuesta a aprender un montón (ya que estás allí…). Tras los diez minutos de cortesía, la profe (llamémosla Star) llega también.  Star nos pide que saquemos un folio. Guay. Ahora– nos dice- dibujad una familia. Mierda¡ Ya sabía yo que olvidaba algo esta mañana… los plastidecores¡¡¡

Tras el shock inicial (no era ésta mi idea de una clase de segundo de carrera) doy rienda suelta a la artista que hay en mí. Pinto cuatro cuerpos hechos a base de palotes que se distinguen (a duras penas) por las caras, y los meto en un círculo. Fuera dibujo monigotes suficientes -mi madre sale realmente favorecida con esta técnica- hasta rellenar el folio.

Luego, cuando todas acabamos nuestros dibujos, Star mete la mano en su bolso, saca un rollo de celo de su interior (ah, el misterio de qué llevan las mujeres en sus bolsos por fin resuelto¡) y nos va dando trocitos mientras nos indica dónde podemos pegarlos. Finalmente, con la clase convertida en galería de arte, dedicamos el resto de la hora y media -la primera y única hora y media del día, por la que he madrugado, dejado de respirar y atravesado una zona altamente inflamable- a comentar qué nos parecen los dibujos.

… actitudpositivactitudpositivactitudpositivactitudpositiva...

11.00. Metro mediante, regreso a casa pensando que aún me queda un propósito que cumplir. Abro la (puta)Webct en busca de los prometidos textos de Antropología. Nada. Por sexto día consecutivo no ha habido suerte. Es más, no sólo no los han subido, además ha desaparecido el link a la asignatura de Antropología II…

Por el patio interior, las voces y risas de las chicas de abajo se mezclan con el francés que llega del piso de arriba. Debe ser la hora del cigarrito.

Lo que me recuerda que sigo sin fumar… 8)

(…)

Hago recuento: uno de cinco. Eso es… un 20%¡¡¡

Para como empezó el día, tampoco ha estado tan mal… 😀

counter for wordpress
Supongo que es normal que, a la hora de poner ejemplos o de hacer comparaciones, a cada profesor le dé por una cosa.

Así, si durante el segundo cuatrimestre del curso pasado el profe de Economía sacaba Noruega a relucir en todas sus clases – independientemente de si hablábamos de la crisis mundial o del PIB -, en éste, la de Fundamentos de Trabajo Social la ha tomado con los pobres arquitectos…

Y en ésas estamos, tratando de averiguar en qué consiste Trabajo Social y en qué no, para qué es necesario un trabajador social y para qué no, en contraposición a la Arquitectura.

Y yo, sentada en primera fila, oyéndola hablar sobre las bondades de los arquitectos y el porqué son tan necesarios para todos nosotros, no puedo evitar sonreír, pensando que hoy por hoy aún no sabría decir a qué me dedicaré si algún día acabo esta carrera…

…eso sí, para qué necesito yo un arquitecto, creo que a estas alturas me ha quedado sÚper claro.

Ojalá caiga en el examen 8)

‘Architecture of lies’ / Marlango.

‘Architecture of lies’ / Marlango.

I used to think one day I would learn
The truth about life
Nailed everything I saw
To the wall of certainties
Then life came along
And casually pulled down
My house

Solía pensar que llegaría el día en que aprendería
La verdad de la vida
Colgaba cada cosa que veía
En el muro de las certezas
Luego la vida llegó
Y con indiferencia derribó
Mi casa.

Used to think I would understand things
Now I’ve learned there’s nothing
To be understood

Solía pensar que llegaría a entender las cosas
Y lo que he aprendido es que
No hay nada que entender.

Then I believed everything I touched
Was a lie impossible to live up to
To pull down brick by brick
The fence around my life
Burnt the flowers ‘cos I thought
I thought they were alibis

Entonces pensé que cualquier cosa que tocara
Era una mentira de la que era imposible estar a la altura
Con la que derribar ladrillo a ladrillo
La valla que había alrededor de mi vida
Y quemé las flores porque creía
Que eran coartadas.

Used to think I would understand things
Now I’ve learned there’s nothing
To be understood

Solía pensar que llegaría a entender las cosas
Y lo que he aprendido es que
No hay nada que entender.

Now I observe constructions around me
The architecture of sophisticated little lives
Warehouses to pile up mistakes
Woodsheds to hide the dreams we give up on

Ahora observo las construcciones a mi alrededor
La arquitectura de pequeñas vidas sofisticadas
Depósitos en los que almacenar errores
Leñeras donde esconder los sueños a los que renunciamos

Used to think I would understand
Things now I’ve learned there’s nothing
To be understood

Solía pensar que llegaría a entenderlo
Y lo que he aprendido es que
No hay nada que entender.

I used to think one day I’d get to be something
Now there’s nothing that I wanna be
There’s nothing I can be ‘cos I’m nothing
there’s nothing I can be, not worth trying

Solía pensar que algún día llegaría a ser algo
Ahora no hay nada que quiera ser
No hay nada que pueda ser, porque no soy nada
No hay nada que pueda ser, no merece la pena intentarlo.

(*) Más traducciones pinchando aquí.

counter for wordpress
Aparentemente nada ha cambiado.

El musgo sigue creciendo entre los huecos de los bancos de hierro colado; tal vez porque la gente sigue prefiriendo sentarse en los pequeños poyetes que dan a las escaleras, viendo así quién llega.

Los conserjes pasean sus uniformes azules por los pasillos, abriendo y cerrando puertas como si nunca hubieran dejado de hacerlo.

El dependiente de la tienda de chuches se ha dejado perilla, pero sigue sin sonreír cuando te atiende.

Los profesores siguen llegando sistemáticamente tarde y los mandamases siguen culpando al plan Bolonia hasta de la muerte de Manolete…

Nadie diría que hubiera pasado todo un curso.

Yo, sin embargo, siento como si me hubiera pasado por encima.

Y puede que no tenga por qué preocuparme…. quizá sólo haya sido uno de esos lunes…

… o puede que sí tenga que hacerlo.

Esta tarde me he dado cuenta de que ayer ni siquiera me fijé en los árboles…

(…)

counter for wordpress

‘A goal without a plan is just a wish’. (Antoine de Saint-Exupery)

Ahora sí que sí. Ahora sí que puedo decir (parafraseando a Dora la exploradora)…

I did it¡ I did it¡¡ I did it¡¡¡ 😀

Y con esto se confirman las dos hipótesis del Escocés:

a) que soy una llorona que siempre piensa que va a suspender y después aprueba (o, en el caso de métodos, saca notable)

b) que soy una empollona gordopila y gafapasta (que dicen por aquí los graciosillos de turno).

(…menos mal que esta vez no me dio por apostar 8) )

Pero si estoy tan contenta esta noche no es por las notas (que también), ni por haber vuelto a ver a mi profe de psico (ay¡….. es más, AY¡¡¡), ni siquiera porque haya ganado España, sino por haber llegado hasta el final.

Que sí, que sé que ésta sólo es la cuarta parte y que esto es una carrera de fondo… Pero para una cigarra (atea) como yo, que no sabe lo que va a desayunar mañana, pensar a 4 años vista es todo un ejercicio de fe.

Quizá por eso, a principio de curso y en un alarde de optimismo, me  propuse una única meta: acabar primero. Y para hacerlo, ideé un plan sencillito (o censillito, que diríamos en mi pueblo): no faltar a clase y presentarme a todas.

Y aunque este curso ha sido dificilillo (en lo personal), y eso se ha traducido en que un par de veces o tres haya estado tentada de quedarme en casita y mandar la carrera (y todo) a tomar por culo, no lo hice (y no por falta de ganas).

En vez de eso, seguí yendo a clase, aunque más de un día (y de dos) no me enterara de la misa la media. Y cuando llegaron los exámenes me presenté a todos (incluso a los de asignaturas que no me dicen nada).

Y al final, quién me lo iba a decir (sí, Escocés, hijo… era una frase hecha¡), he aprobado todas. Y con notazas¡¡¡ (que no voy a contar aquí porque queda feo chulear… pero alguien se ha llevado puestas 2 matrículas hoy… jeje).

Y estoy muy muy contenta 😀 😀 😀 (mucho¡¡¡)

Y después de tantos días-semanas de capa caída, dando la brasa con canciones para escuchar-mientras-te-cortas-las-venas-con-un-folio-afilado, y hablando de gatos y de parkings y de árboles raros, he pensado… ‘pues lo mismo estaría bien que contaras esto también, alegríadelahuerta¡’

Así que nada, que muchas gracias a los que habéis estado ahí, deseándome buena suerte e interesándoos por los exámenes y por los análisis y por todo…  especialmente a ti… Gracias, mamá¡¡¡ 😉

Muaks.

PD.- No pongo música porque sólo conozco canciones de las que me van a mí, y ésas acaban todas na’más que regular.