counter for wordpress

‘Nos forma aquello que deseamos’ (J. Irving)

Paraíso, promete el azulejo pintado a mano que descansa sobre el dintel de la puerta.

Al cruzarla, una luz cálida e indirecta nos da la bienvenida a una estancia de techos redondeados y paredes encaladas. Paredes que me recuerdan al patio de casa de mi abuela, salvo porque aquél solía estar vestido de geranios y helechos, y éstas se encuentran completamente desnudas. Ni un espejo, ni un mal cuadro. Nada que distraiga la vista de la enorme cama con dosel que, blanca y radiante como una novia, preside la habitación. A sus pies, replegada sobre sí misma como si tratara de no llamar demasiado la atención, una colcha roja y ligera pone la única nota de color en el dormitorio.

Y no sé muy bien qué esperaba encontrar, pero lo cierto es que jamás imaginé que el paraíso pudiera ser tan frío.

Dos diminutas sillas de enea, más de adorno que otra cosa, custodian la boca muda de la chimenea que hay frente a la cama. En su interior descansa un único tronco negruzco con el que probablemente otros habrán intentado entrar en calor antes que nosotros. Pero no es eso lo que yo veo. Yo la veo encendida, proyectando sombras irregulares que chocan como olas contra las sábanas. Entonces, como si él también pudiera verlo, A. se me acerca y me libera con un único gesto de la mochila que aún llevo colgada al hombro y de todas estas dudas que he venido acumulando desde que me invitó a acompañarlo a Baza la semana pasada. Y de la urgencia. Y del frío.

.

Y cuando quiero darme cuenta el tragaluz del techo se ha vuelto oscuro como boca de lobo.

Ven, dice A. Quiero enseñarte algo. Y tras vestirnos, salimos a una noche negra y fría sin contemplaciones. A lo lejos, las luces del pueblo me hablan de otras vidas posibles. De la pareja que, para no tener que hablar, ve la televisión mientras cena. Del grupo de amigos que se reúne cada tarde en el mismo bar para tomar algo después del trabajo. Del tipo que vuelve en coche a una casa donde nadie lo espera.

Pero no es a eso a lo que A. se refería.

Mira. Y sonríe mientras señala algo sobre nuestras cabezas. Y sin previo aviso el cielo más hermoso del mundo cae sobre mí. Tan sobrecogedor me resulta que no puedo ni hablar. Me quedo allí de pie, con la piel helada y la boca abierta, dejando que el frío de la sierra de Granada me envuelva, tratando de entender cómo es posible que quepan tantas estrellas en un espacio aparentemente finito. Y mientras yo no puedo apartar la vista de ellas, A. mantiene la suya clavada en mí. Me alegra que hayas venido, Gemita. 

Y todo se olvida.

Y todo vuelve a comenzar.

counter for wordpress
Anoche, cuando regresaba a casa (después de una semana sin pisar la calle), miré al cielo y vi la luna creciente más hermosa que jamás había visto. Desde donde yo la miraba parecía enorme, supongo que porque estaba muy baja. Era además muy muy delgada y brillaba como si la luz que la envolvía, en vez de ser un reflejo, saliera realmente de su interior.

Por supuesto, en cuanto llegué me faltó tiempo para coger la cámara, el tele, pedirle a Nacho que pillara el trípode, y subir perdiendo el culo a la azotea.

Tarde. Allí no había nada, sólo un cielo oscuro cayendo sobre una ciudad semi-desierta. Así que, tras poner mi mejor cara de porfavor y preguntarle a mi porteador de trípode si no estaba demasiado cansado para ir en su búsqueda, nos pusimos en marcha…

Nos asomamos a la avenida por la que vinimos… nada. Subimos hasta el punto más alto del puente de los bomberos… nada. Deshicimos el camino y comenzamos a andar en sentido contrario, hacia el parque, hasta llegar a la altura desde donde la habíamos visto media hora antes… nada.

Volví a casa arrastrando los pies, aunque sin dejar de mirar hacia el cielo, por si acaso estuviera haciéndose la interesante y decidiera honrarnos una vez más con su presencia en el último minuto. Pero estaba visto que aquella luna era como mi hija, preciosa y empeñada en no dejar que le sacara ni una sola foto.

Cuando llegamos, Nacho guardó el trípode y se fue a la cama, pero yo, dado que me cuesta un poco más que a la media perder la esperanza, decidí quedarme un rato más en el balcón.

Una vez que me di por vencida, me di cuenta de que había estado tan concentrada buscando la luna, que no me había fijado en que aquel cielo de verano estaba cuajado de estrellas. Y apoyada en la barandilla, teleobjetivo en mano, me puse a hacerles fotos a todas aquellas luces diminutas que no se escondían ante mi cámara.

Y aunque mi pésimo pulso y la inexistente luz hicieron que ni una sola estrella saliera reconocible en las fotos, afortunadamente qué es hermoso y qué no lo es, no depende de si la exposición es la adecuada o el encuadre el correcto; tan solo depende de los ojos de quien mira.

Y a los míos, aquellas estrellas habían salido preciosas…

Supongo que, de alguna manera, eso me convierte en afortunada…

‘Stars’ / Simply Red.

‘Stars’ / Simply Red.

Anyone who ever held you
Would tell you the way I’m feeling
Anyone who ever wanted you
Would try to tell you what I feel inside
The only thing I ever wanted
Was the feeling that you ain’t faking
The only one you ever thought about
Wait a minute can’t you see that I

Cualquiera que te haya abrazado alguna vez
Te diría cómo me siento
Cualquiera que alguna vez te haya deseado
Intentaría decirte lo que siento en mi interior
Lo único que siempre quise
Fue sentir que no estabas fingiendo
Respecto a aquél en quien pensabas
Espera un momento, acaso no ves que…?

I wanna fall from the stars
Straight into your arms
I, i feel you
I hope you comprehend

Quiero caer desde las estrellas
Directo a tus brazos
Te siento
Espero que lo entiendas

For the man who tried to hurt you
He’s explaining the way I’m feeling
For all the jealousy I caused you
States the reason why I’m trying to hide

Porque el hombre que intentó hacerte daño
Está explicando cómo me siento.
Porque todos los celos que te he causado
Explican la razón por la que estoy tratando de esconderme.

As for all the things you taught me
It sends my future into clearer dimensions
You’ll never know how much you hurt me
Stay a minute, can’t you see that I

En cuanto a todas esas cosas que me enseñaste
Hacen que tenga mi futuro más claro
Nunca sabrás todo el daño que me hiciste
Quédate un minuto, no puedes ver que yo…?

I wanna fall from the stars
Straight into your arms
I, i feel you
I hope you comprehend

Quiero caer desde las estrellas
Directo a tus brazos
Te siento
Espero que lo entiendas

Too many hearts are broken
A lover’s promise never came with a maybe
So many words are left unspoken
The silent voices are driving me crazy

Demasiados corazones se han roto
La promesa de un amante nunca viene acompañada de un “quizá”
Demasiadas cosas se han dejado sin decir
Las voces silenciosas están volviéndome loco

As for all the pain you caused me
Making up could never be your intention
You’ll never know how much you hurt me
Stay, can’t you see that I

Y en cuanto a todo el dolor que me causaste
Nunca tuviste la intención de hacer las paces
Nunca sabrás cuánto daño me has hecho
Quédate, no puedes ver que yo…?

I wanna fall from the stars
Straight into your arms
I, i feel you
I hope you comprehend

Quiero caer desde las estrellas
Directo a tus brazos
Te siento
Espero que lo entiendas.

(*) Más traducciones pinchando aquí.

(**) Esta canción la posteé hace tiempo, pero me gusta tanto y creo que le viene tan bien a este post, que he decido rescatarla…